Edición 1078| Protocolo Verde: cinco años gestionando la estrategia ambiental en la banca colombiana

  • La firma del Protocolo Verde es la respuesta del Sector Financiero a una necesidad evidente a nivel nacional e internacional de hacerle frente al cambio climático y combatir sus efectos económicos, ambientales y sociales.
  • En el contexto de iniciativas como la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que buscan una solución conjunta y progresiva a nivel internacional para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, acuerdos como el Protocolo Verde constituyen los primeros pasos hacia una solución colectiva y progresiva para la mitigación de esta problemática. Así, este acuerdo representa un avance significativo frente a los retos de financiamiento climático, análisis de riesgos ambientales y sociales, identificación y gestión de los impactos ambientales del sector y la adopción de buenas prácticas ambientales.
  • Con el objetivo de alcanzar la meta de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 20%, compromiso asumido por el Gobierno Nacional en el marco de la COP 21, el Protocolo Verde fue presentado como uno de los vehículos mediante el cual se espera articular a los distintos sectores y priorizar la inversión en el desarrollo de proyectos que apunten al cumplimiento de dicha meta.
  • Según el Informe de Sostenibilidad 2015 de Asobancaria, con 27 entidades financieras reportando, se logró identificar la colocación de recursos por aproximadamente $1.2 billones de pesos en proyectos con beneficios ambientales y sociales. De la misma manera, se identificó que $8.2 billones de pesos de la cartera desembolsada por estas entidades contó con un análisis de criterios de riesgos ambientales y sociales.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1077 | Estándares de Basilea III para el mercado de derivados

Economical stock market graph

Los derivados financieros son instrumentos vinculados directamente a activos específicos, de cuyo comportamiento proviene su valor. Estos se conocen como subyacentes y abarcan una gran variedad de activos, desde bonos y acciones hasta commodities, índices y divisas. Debido al potencial que ofrecen los derivados para cubrir riesgos asociados a las fluctuaciones de las tasas de interés y la tasa de cambio, estos instrumentos son parte fundamental en el correcto funcionamiento del sistema financiero.

• Luego de la crisis económica y financiera de 2008, la percepción del público en general frente a los derivados financieros se ha tornado negativa. Lo anterior obedece en cierta medida a que este tipo de instrumentos, específicamente los Credit Default Swaps (CDS), fueron uno de los mecanismos a través de los cuales el sistema financiero estadounidense se contagió de los activos tóxicos que algunos bancos tenían dentro de sus balances. Sin embargo, fue la inadecuada gestión de riesgos de estos instrumentos lo que contribuyó a la crisis, mas no los instrumentos derivados per se.

• Las grandes pérdidas que originaron las operaciones de derivados en 2008, se ocasionaron en mayor medida por el deterioro de la calidad crediticia de las entidades, mientras que solamente una tercera parte de las pérdidas correspondió a impagos de las operaciones. Esta realidad exigió que los entes reguladores y académicos miraran más allá de los enfoques tradicionales utilizados anteriormente para la medición de los riesgos de mercado y de crédito.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

 

Edición 1076 | Balance del sector bancario en 2016 y perspectivas crediticias para 2017

  • Como resulta natural en un periodo de desaceleración económica, durante 2016 la cartera crediticia del sector bancario registró una moderación en su dinámica de crecimiento. Este menor dinamismo se sustentó en factores como: (i) la desaceleración de la actividad productiva, (ii) el aumento en las tasas de interés por cuenta de una política monetaria restrictiva y (iii) la menor demanda interna. Nuestros estimativos sugieren que al cierre de 2016 la cartera habría crecido 6,1% en términos reales, lo que refleja una moderación frente al desempeño crediticio en 2015 (8,4%).
  • Pese a la desaceleración crediticia, la adecuada y activa gestión de riesgos por parte de las entidades evitó que la calidad de la cartera se deteriorara de manera considerable. Así mismo, los indicadores de cobertura continúan señalando holgura en el aprovisionamiento de la cartera vencida, otro elemento que permite evidenciar la fortaleza del sector, aún en periodos de bajo crecimiento económico.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Page 1 of 5212345...102030...Last »