Edición 1074 | La banca digital: estrategia clave para impulsar la inclusión financiera

Sin-título-2

  • Cumplir la meta establecida en el Plan Nacional de Desarrollo de lograr que en 2018 el 84% de la población adulta tenga al menos un producto financiero, requiere incluir financieramente a 3,4 millones de personas en los dos años siguientes. Estas personas, en su mayoría hacen parte de los estratos socioeconómicos 1 (entre 0,3 y 0,9 millones), 2 (entre 0,4 y 1,2 millones) y 3 (entre 1,2 y 2,7 millones), quienes requieren productos y servicios financieros costo-eficientes que las innovaciones tecnológicas prometen.
  • La banca digital es un aliado estratégico para lograr una mayor inclusión financiera, al ofrecer acceso omnipresente, bajos costos, altos niveles de seguridad y mejoras en la productividad. Vale la pena decir que la tecnología no solo significa nuevos productos o servicios; también implica el mejoramiento y/o transformación de canales y productos existentes.
  • Lograr que se concreten las oportunidades que promete la banca digital plantea retos claves para articular los aportes de los actores involucrados. En primer lugar, es clave que el sector público garantice que la regulación mantenga un balance entre los nuevos requerimientos del mercado, la estabilidad del sistema y la protección a los consumidores. En particular, es fundamental asegurar los principios de internet abierto y de neutralidad de la red para las aplicaciones del sistema. La banca tradicional y los nuevos jugadores, por su parte, se enfrentan al desafío de innovar competitivamente y establecer asociaciones constructivas que permitan la creación de soluciones interoperables que faciliten el uso entre los consumidores. Asimismo, deben prepararse para responder a la nueva demanda de manera eficiente, pues los nuevos nativos digitales serán los consumidores del futuro.
  • Llenar los vacíos en materia de educación finaanciera y superar ciertos miedos respecto al uso de la tecnología en sus productos financieros es también crucial para alcanzar las metas trazadas. Según una investigación de la Comisión de Regulación de las Comunicaciones, en 2015 solo el 12% de los consumidores realizaron transacciones bancarias desde su celular. Avanzar en todos estos frentes luce imperativo si queremos darle celeridad a la inclusión financiera.

DESCARGAR PDF COMPLETO

COMUNICADO DE PRENSA

Bogotá; D.C.  13 de enero de 2017

 

19° Congreso de Tesorería

“Desafíos en materia económica y financiera para 2017”

 Para el sector bancario, 2016 fue un año positivo pese a los vientos adversos provenientes del panorama local y externo. Sin embargo, al no ser ajenos al ciclo económico, fue un año de normalización crediticia. En efecto, como consecuencia de la desaceleración económica y el incremento en las tasas de interés, la cartera de crédito en 2016 exhibió una moderación importante.

Así, mientras en octubre de 2015 la cartera total registró una expansión real de 11,3%, para el mismo mes de 2016 creció 6,3% en términos reales y estimamos que habrá cerrado el 2016 en niveles cercanos al 6%, una cifra que podría ser incluso inferior dada la magnitud de la desaceleración de la demanda interna.

Vale la pena resaltar que la modalidad que ha exhibido la mayor desaceleración durante 2016 ha sido la cartera del microcrédito, que a octubre de 2016 registró una contracción real del -0,9%, un efecto natural teniendo en cuenta que este tipo de crédito suele ser la más sensible al ciclo económico. En contraste, la cartera de vivienda registró un mejor desempeño en medio de la coyuntura actual, con tasas de crecimiento superiores al 9% en términos reales. A pesar del fuerte choque, la banca ha continuado irrigando crédito en los sectores productivos en medio de una correcta gestión de riesgos.

Uno de los mayores desafíos de la banca para este año consistirá en acelerar el otorgamiento de créditos a los sectores productivos con el fin de contribuir a la recomposición sectorial que tanto requiere el país y que le permitirá retomar sus ritmos de crecimiento potencial, en torno al 4.0% – 4.3%.

A pesar del moderado dinamismo de la demanda interna y la incertidumbre económica internacional, para 2017 esperamos que el crecimiento real de la cartera se encuentre en niveles superiores al 7%. Una cifra que posiciona al sector financiero como uno de los que mayor aporta a la recuperación de la economía hacia su senda de crecimiento potencial y mantiene la tendencia de una mayor profundización financiera.

Tenemos también la imperiosa necesidad de avanzar en los niveles de bancarización y continuar profundizando el crédito en la economía. Para lograr que más personas cuenten con un producto financiero, será también necesario continuar reduciendo el sobre uso del efectivo.

Con el fin de discutir estos desafíos de cara al 2017, así como el rol del sistema bancario y la dinámica en los mercados financieros, Asobancaria realizará el 19° Congreso de Tesorería, evento que se ha consolidado como uno de los foros más importantes para conocer los temas de mayor interés en el debate y la coyuntura económica y financiera

El evento se llevará a cabo los días 26 y 27 de enero en el Hotel Hilton ubicado en la ciudad de Cartagena de Indias y contará con la participación de más de 20 conferencistas nacionales e internacionales. Como conferencista principal participará Andrés Velasco, Ex Ministro de Hacienda de Chile entre 2006 y 2010, nombrado en 2008 como “Ministro de Hacienda del Año de América Latina”, por la publicación Emerging Markets del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, quien presentará su visión sobre el desempeño de la economía global y el rol de Latinoamérica en el nuevo contexto mundial.

Además contaremos con la intervención Cristian Daude, Director de Investigaciones Socioeconómicas de la Corporación Andina de Fomento (CAF);  Eduardo Cavallo, Economista investigador Líder en el Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) quien presentará el libro “Ahorrar para Desarrollarse: como América Latina y el Caribe puede ahorrar más y mejor” (publicado en 2016); y Jorge Alegría Asesor para América Latina del Chicago Mercantile Exchange (CME) y Ex Director del Mercado de Derivados de México (Mexder).

En representación de las autoridades económicas, contaremos con la intervención de David Salamanca Rojas, Director de la Unidad de Regulación Financiera, y Gerardo Hernández, Superintendente Financiero.

Para esta versión del Congreso tenemos tres principales ejes temáticos: (i) las perspectivas económicas mundiales y  locales para el 2017, (ii) los avances en la alineación de los estándares internacionales de Basilea III en materia de capital y liquidez, y (iii) los principales retos, avances y las tendencias regulatorias en la profundización de los mercados financieros.

Edición 1073 | Crecimiento económico en Colombia: ¿qué nos dejó 2016 y qué podemos esperar para 2017?

CRECIMIENTO ECONOMICO

• Sin lugar a dudas, 2016 será recordado como uno de los años más complejos y desafiantes para la economía colombiana no solo por los fuertes choques que experimentó la actividad productiva durante este periodo sino por los drásticos ajustes que se tuvieron que llevar a cabo para que la economía pudiera adaptarse a las nuevas condiciones económicas. Como consecuencia de ello, la economía habría crecido cerca de un 1,8% real en el consolidado del año, la cifra más baja desde 2009.

• Tras los ajustes llevados a cabo durante 2016, esperamos que este año la economía empiece a mostrar señales de recuperación. Bien hay que señalar que con la reciente aprobación de la Reforma Tributaria el país evitó asumir una serie de costos que seguramente superarían con creces aquellos que se derivan de la reforma, al menos en el corto plazo. En tal sentido, si bien existen efectos virtuosos en el terreno fiscal y efectos favorables en materia de actividad económica en el mediano plazo, lo cierto es que en el corto plazo la Reforma Tributaria generará costos sobre la dinámica productiva del país. Nuestras estimaciones indican que, en efecto, la reciente Reforma Tributaria desaceleraría en cerca de 0,3 puntos porcentuales el crecimiento del PIB durante 2017.

• Con base en nuestro modelo de consistencia macroeconómica, esperamos un crecimiento económico cercano al 2,3% real en 2017. Estimamos que los sectores que impulsarán la recuperación a lo largo del año serán la construcción, el sector de establecimientos financieros y el sector agropecuario, mientras que la actividad mineroenergética mantendría un débil desempeño. Con excepción del consumo de los hogares, que tendería a desacelerarse levemente frente a 2016, la mayoría de los componentes de la demanda agregada exhibirían una recuperación de manera progresiva y moderada como respuesta al lento proceso de ajuste tras los choques adversos del periodo 2015-2016.

• A nivel externo, la incertidumbre sobre hasta qué punto se materializarán las políticas proteccionistas frente al comercio internacional y su incidencia sobre la actividad económica mundial, continuará alimentando el escenario de riesgos. Si bien esperamos una recuperación económica en Estados Unidos y un mejor desempeño en América Latina, las perspectivas sobre la economía de Europa y China no son tan favorables y es posible que continúen desacelerándose.

• A nivel interno, (i) el ritmo de corrección en la senda de inflación y por consiguiente el manejo de la política monetaria, (ii) la normalización en las condiciones climatológicas, (iii) los efectos de corto plazo de la Reforma Tributaria sobre los precios y la actividad productiva, y (iv) el grado de avance de los grandes proyectos de infraestructura, serán los principales factores a considerar durante este año en materia de crecimiento económico. Estos elementos demandarán, por supuesto, de una asertiva coordinación entre las autoridades económicas en el propósito de dinamizar el proceso de recuperación.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Page 1 of 4712345...102030...Last »