Edición 1189 | Diagnóstico de la inclusión financiera empresarial en Colombia

 

• De acuerdo con información del Registro Único Empresarial de Confecámaras, en el país
existían aproximadamente 1,6 millones de empresas en 2018. Cerca del 92% de ellas
correspondía al segmento microempresarial, mientras que alrededor de 6% eran pequeñas y
un 1,5% medianas. Por su parte, las grandes firmas solo representaban un 0,5% del total del
tejido empresarial.

• Las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) tienen un peso importante en el
aparato productivo nacional al aportar gran parte de la generación de empleo del país (según
cálculos de ANIF tal contribución asciende a niveles del 81%), condición que se comparte con
el escenario empresarial en algunos países de América Latina. Tal condición explica la
pertinencia de fomentar el financiamiento de este tipo de empresas para la economía nacional.

• La inclusión financiera empresarial ha tenido una tendencia creciente en los últimos años
en Colombia. En efecto, el número de firmas con al menos un producto financiero pasó de
más de 680.000 en 2014 a cerca de 950.000 en 2018, un aumento de 9,0% promedio anual.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1188 | Discurso de Clausura 54a Convención Bancaria: más crecimiento, más sostenibilidad Santiago Castro Gómez Cartagena de Indias, 5, 6 y 7 de junio de 2019

• El país debe conocer el decidido aporte del sector financiero al crecimiento de la nación,
representado en la generación de valor agregado y empleo formal, en la financiación del sector
real y proyectos de infraestructura, y en el manejo eficiente de las finanzas públicas. En la última
década el crecimiento promedio anual del sector financiero fue de 6,6%, casi doblando la tasa de
crecimiento del PIB nacional durante el mismo periodo, que alcanzó el 3,5%; esto nos convirtió
en la más potente locomotora relativa a nuestro tamaño.

• Vemos con preocupación que desde algunos sectores se viene impulsando un discurso que
socava principios básicos de la economía de libre mercado, como lo son la renta y los costos de
productos y servicios. Esto se convierte en una amenaza para la empresa privada, pero
especialmente para el sector financiero, el que, a pesar de ser de lejos el más regulado
prudencialmente, se ha convertido en el blanco preferido de reiterados ataques. Muy
posiblemente, hemos fallado en lograr explicarle a la opinión que nuestros buenos balances son
buenas noticias para el país, o que nuestros activos no son la riqueza de unos pocos, sino el
ahorro del público y el patrimonio de decenas de miles de pequeños accionistas.

• Somos conscientes de los grandes retos que tendremos que afrontar en la próxima década, no
solo como sector, sino como país. La informalidad y el sobreuso del efectivo nos han impedido
intermediar mejor los recursos del público. Es nuestro deber hacer frente a estos desafíos, así
como reducir la brecha del sector rural frente a la población urbana, en cuanto al acceso a los
productos y servicios de la banca. Creemos firmemente que la solución radica en implementar
una visión innovadora, que permita a los usuarios acceder a un ecosistema de pagos digitales,
en ambientes seguros, y acompañados de sistemas de aprendizaje en línea y en planteles
escolares.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

Page 1 of 212