ABC de lo que debe saber para solicitar un préstamo en el exterior

Fuente: La República

Si usted hace parte de los 4,7 millones de colombianos que viven en el exterior y está considerando pedir un crédito, a continuación le contamos qué factores debe tener en cuenta a la hora de solicitarlo. (…)  Según la plataforma Yo decido mi banco (de Asobancaria), la entidad que a agosto ofrecía la tasa más favorable del mercado para crédito educativo es Bancoomeva, que ofrece un interés efectivo anual de 16,49% y un plazo máximo de pago de 36 meses. A su turno se ubica Helm, que tiene una tasa de interés efectiva anual de 20,98% y un plazo máximo de pago de 24 meses. En el tercer lugar está Av Villas, banco que tiene una tasa anual de 21,75% y da la posibilidad de pagar hasta en 60 meses el crédito.

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

1059

Edición 1059|Evolución y perspectivas del mercado de deuda pública: se mantiene nuestro atractivo

• En los últimos seis meses, las tasas de los TES de largo plazo han registrado una disminución importante, lo que se ha traducido en un aplanamiento considerable de la curva de rentabilidad de los TES tasa fija (TF). Este comportamiento ha estado enmarcado por una coyuntura local de alta inflación, incrementos en la tasa de política monetaria y cambios en la perspectiva de la calificación soberana de Colombia por parte de varias calificadoras de riesgo, factores que deberían haber propiciado, en principio, mayores empinamientos.

• La elevada liquidez a nivel mundial y los bajos rendimientos (incluso negativos) que ofrecen desde hace algún tiempo los bonos soberanos de las economías desarrolladas, han generado un aumento en el flujo de inversiones hacia las economías emergentes, dados los mayores retornos relativos. Colombia no ha sido ajena a este proceso y ha registrado un incremento importante en la entrada de flujos de inversión extranjera de portafolio, una situación que ha determinado significativamente la dinámica de los rendimientos locales. En efecto, los fondos de inversión extranjera, que han sido compradores netos de TES a lo largo del año, han aumentado su participación en el mercado en cerca de 5,0 puntos porcentuales en el último año.

• Para los próximos meses, existen varios factores que podrían generar ruido y volatilidad en los mercados locales: (i) el trámite de la reforma tributaria, (ii) la persistencia de altos niveles de inflación y las expectativas sobre el posible incumplimiento de la meta de inflación para 2017, y (iii) la normalización monetaria en Estados Unidos, vía un aumento en la tasa de interés de la FED a finales de este año.

• Si bien estimamos cierto grado de desvalorización de los títulos de largo plazo en los próximos meses, este no sería, en principio, considerablemente alto. Las condiciones de liquidez a nivel mundial, los mayores rendimientos relativos en los mercados de deuda a favor de los emergentes y la recuperación gradual de las cotizaciones de petróleo actuarían como mitigantes de los eventuales choques adversos en los mercados de deuda pública.

• Los diversos estimativos de Asobancaria sobre la estructura temporal de tasas de interés, aún pese a los escenarios de elevada incertidumbre que rodean las variables aquí señaladas, sugieren un ligero empinamiento de la curva de rendimientos de los TES tasa fija hacia el cierre del año. Proyectamos, en particular, que los TES de referencia 2024 estarían cerrando el año en niveles cercanos a 7,25%, frente a los niveles actuales de 6,8% – 6,9%.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

El valle del cauca podría tener el primer tren de cercanías de Colombia: presidente de Asobancaria

Fuente: portalinformativoindustrial.com

En el marco de la reunión del bloque parlamentario del Valle del Cauca, Santiago Castro, presidente de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria), hizo la siguiente propuesta. Dijo que los “excedentes financieros de la concesión del Aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón por $720 mil millones o $1,2 billones, deberían ser invertidos en la rehabilitación de los 20 kilómetros del corredor férreo entre Cali y Palmira, incluyendo la construcción del Ramal, para conectar la Terminal Aérea”.

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

Mayor fortaleza y estabilidad

Fuente: La República

En la década de los ochenta y noventa la economía de Latinoamérica se caracterizó, entre otras cosas, por la apertura y liberalización de los mercados. Este proceso tuvo un capítulo especial en el sector financiero, pues además de la entrada de nuevos competidores extranjeros al mercado, los flujos de capital influyeron en el auge crediticio de la región y en el crecimiento vertiginoso de la profundización financiera en los primeros años de la década de los noventa.

No obstante, varios países de América Latina experimentaron una de las más profundas recesiones económicas del siglo XX. Por ejemplo, por cuenta de la crisis asiática en 1997, las pérdidas estimadas para Argentina y Colombia se ubicaron entre 9,6% y 6,3% del PIB, respectivamente. Si bien estos episodios fueron causados inicialmente por choques externos negativos, la alta vulnerabilidad financiera restringió la provisión de crédito en la economía, acentuando los problemas de liquidez del sector real y afectando por esta vía la dinámica de la actividad productiva.

Una de las múltiples lecciones aprendidas durante ese periodo fue la necesidad de que los países contaran con un sistema financiero sólido, que no magnifique los choques económicos. Este tema, precisamente, ha sido uno de los ejes fundamentales de las llamadas política macroprudenciales desde hace más de una década. En este escenario, y dada la necesidad de implementar políticas tendientes a darle solidez y estabilidad al sistema financiero, la mayoría de países comenzaron a adoptar la regulación proveniente de los estándares internacionales propuesta por el comité de Basilea en su segunda y tercera versión (Basilea II y III).

Los resultados de muchas de estas políticas han sido, en este contexto, positivos en la región. En efecto, el monitoreo del sistema financiero de la región a la luz del más reciente Indicador de Fragilidad Financiera de Asobancaria (Iffa) es sin duda bastante ilustrativo sobre los niveles de estabilidad financiera en Latinoamérica y su relación con el ciclo económico. Los resultados permiten evidenciar que, aún pese al retroceso del periodo 2009-2010, los niveles de fragilidad financiera en América Latina han disminuido y hoy lucen mucho menores frente a los registros de principios de la década. Colombia y Brasil, en este contexto, sobresalen como los países que más han mejorado sus niveles de estabilidad financiera en los últimos años, mientras que México, por ejemplo, ha registrado un deterioro significativo.

La evaluación de la relación del Iffa con el ciclo económico muestra que ésta ha venido perdiendo fuerza en los últimos años, lo que demuestra que los sistemas financieros de la región son ahora menos propensos a experimentar crisis cuando la economía presenta episodios de estrés. Esto también es muestra de que las lecciones de años anteriores han sido bien aprendidas y que los marcos regulatorios se han venido ajustando en pro de una mayor estabilidad financiera.

Los resultados del estudio para Colombia son desde luego destacables, siendo nuestra banca la menos sensible a los ciclos económicos en América Latina. Resalta el hecho de que los indicadores del sistema financiero en Colombia, independientemente del ciclo económico, se mantienen estables, incluso en momento de tensión o estrés. Este hecho, sin duda, muestra que la banca colombiana es ahora más sólida y resiliente a los choques macroeconómicos adversos: mientras que la cartera morosa del sistema en Colombia, ampliamente cubierta, no sobrepasa el 3,2%, los niveles de solvencia se ubican cerca de 7 puntos porcentuales por encima del exigido por la regulación.

Estos resultados permiten resaltar los grandes avances logrados durante los últimos años en materia de estabilidad. Sin ninguna duda, la mayor solidez y estabilidad que el sistema financiero latinoamericano ha mostrado en los últimos años puede y debe ser aprovechada por los gobiernos y el sector privado para atraer inversión y favorecer el crecimiento económico de la región.

Banqueros lanzan indicador financiero para medir economía

Fuente: El Nuevo Siglo

Los banqueros del país se aliaron para lanzar en el país el Indicador de Fragilidad Financiera. De acuerdo con Asobancaria, en tiempos de economía difícil es necesario tener un análisis que proyecte el curso económico, para esto fue creado. Conscientes de la historia económica de la región y dado el contexto actual, se ha creado el Indicador de Fragilidad Financiera de Asobancaria (IFFA) para varios países (Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México y Perú) con el fin de monitorear el estado actual del sector en la región.

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

Mayor fortaleza y estabilidad

Fuente: La República

En la década de los ochenta y noventa la economía de Latinoamérica se caracterizó, entre otras cosas, por la apertura y liberalización de los mercados. Este proceso tuvo un capítulo especial en el sector financiero, pues además de la entrada de nuevos competidores extranjeros al mercado, los flujos de capital influyeron en el auge crediticio de la región y en el crecimiento vertiginoso de la profundización financiera en los primeros años de la década de los noventa. (…)  En efecto, el monitoreo del sistema financiero de la región a la luz del más reciente Indicador de Fragilidad Financiera de Asobancaria (Iffa) es sin duda bastante ilustrativo sobre los niveles de estabilidad financiera en Latinoamérica y su relación con el ciclo económico. Los resultados permiten evidenciar que, aún pese al retroceso del periodo 2009-2010, los niveles de fragilidad financiera en América Latina han disminuido y hoy lucen mucho menores frente a los registros de principios de la década. Colombia y Brasil, en este contexto, sobresalen como los países que más han mejorado sus niveles de estabilidad financiera en los últimos años, mientras que México, por ejemplo, ha registrado un deterioro significativo.

 

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

Los niveles de fragilidad financiera han disminuido

Fuente: La República

Dado el ciclo económicos por el que ha atravesado la economía regional, enfrentándose a situaciones complejas que han deteriorado las economías de muchos países, Asobancaria informó que se ha monitoreado el estado actual del sistema financiero regional mediante el Indicador de Fragilidad Financiera (Iffa), el cual mostró que pese al retroceso registrado en el periodo 2009-2010, los niveles de fragilidad financiera en la región han disminuido.

 

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

Libranzas, un negocio billonario bajo lupa

Fuente:  elheraldo.co

El crédito por libranza es una modalidad que ofrece tasas de interés atractivas, menores requisitos y acceso a recursos de manera más ágil, por lo cual desde hace varios años ha tomado fuerza en el país con un crecimiento promedio anual de 17,7%, según cifras de la Superintendencia Financiera. (…) Un análisis elaborado por Asobancaria señala que factores como la indebida gestión en la originación, la venta de los créditos respaldados con libranzas por parte de entidades comerciales no vigiladas como Estraval y la falta de vigilancia y control “han deteriorado la imagen del descuento directo o libranza y han permitido el uso abusivo de esta figura, minando la seguridad y la confianza del público sobre la actividad financiera”.

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

Aumentan opciones de crédito para las pymes

Fuente: portafolio.co

Teniendo en cuenta que las pequeñas y medianas empresas (Pymes) representan el 90 por ciento de la estructura empresarial de Colombia y generan el 67 por ciento de empleo, según datos del Ministerio de Comercio, el sector bancario ha diversificado las opciones de financiación para estas, dando mayores ventajas en términos de accesibilidad, e impulsando su crecimiento y expansión en el mercado. (…)  Se destacan figuras de crédito como Leasing, Factoring y Confirming, créditos agroindustriales y agropecuarios, financiación en moneda extranjera para exportadores e importadores, entre otros vehículos de financiación disponibles para las Pymes. Al respecto, Asobancaria señala que “se trata de herramientas financieras que surgieron dadas las necesidades de cubrir con el menor riesgo posible la demanda de liquidez y financiamiento para inversión y, a su vez, disminuir el costo de endeudamiento”.

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

1058

Edición 1058|Ciclos económicos y estabilidad financiera en América Latina a la luz del IFFA

• Durante la década de los noventa, varios países de América Latina experimentaron una de las más profundas recesiones económicas del siglo XX. Por ejemplo, por cuenta de la crisis asiática en 1997, las pérdidas estimadas para Argentina y Colombia se ubicaban entre 9,6% y 6,3% del PIB, respectivamente. Si bien estos episodios fueron causados inicialmente por choques externos negativos, la alta vulnerabilidad financiera restringió la provisión de crédito en la economía, acentuando los problemas de liquidez del sector real y, por lo tanto, afectando la dinámica de la producción.

• Dentro de las múltiples lecciones aprendidas para ese periodo, se destaca la necesidad de que los países cuenten con un sistema financiero sólido, que no magnifique los choques económicos. Este tema se ha convertido en uno de los ejes fundamentales de las llamadas políticas macroprudenciales desde hace más de una década. Dada la necesidad de implementar políticas tendientes a darle solidez y estabilidad al sistema financiero, los países han adoptado la regulación proveniente de los estándares internacionales propuesta por el comité de Basilea en su segunda y tercera versión (Basilea II y III).

• Dado el contexto económico actual y conscientes de la historia económica de la región, se ha monitoreado el estado actual del sistema financiero regional a la luz del Indicador de Fragilidad Financiera de Asobancaria (IFFA). Este indicador, que incluye cuatro sub indicadores que reflejan cada uno distintas categorías de riesgo (calidad de la cartera, la relación de solvencia, el ROE y el coeficiente de liquidez), evidencia que, pese al retroceso del periodo 2009-2010, los niveles de fragilidad financiera en América Latina han disminuido y hoy lucen mucho menores frente a los registrados a principios de la década.

• Al evaluar la relación promedio que presenta el IFFA con el crecimiento de la economía, se evidencia que la dinámica de los sistemas financieros de la región no presenta una fuerte correlación con el crecimiento y la brecha del producto. Es decir, los sistemas financieros de la región son ahora menos propensos a experimentar crisis cuando la economía presenta episodios de estrés.

• La dinámica del sistema financiero colombiano, en particular, presenta la relación más débil con el crecimiento económico y la brecha del producto. Este resultado es sumamente importante en la medida en que los indicadores del sistema financiero en Colombia se mantienen estables independientemente del ciclo económico, incluso en momentos de tensión y/o estrés. Este hecho señala, sin duda, que la banca colombiana es ahora más sólida y resiliente a los cambios y/o choques macroeconómicos adversos.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO