Edición 1054|Factoring y Leasing: dos importantes herramientas para la financiación de las Mipymes

Métricas-MiPyme

La reversión del ciclo económico y el endurecimiento de la política monetaria configuran un complejo escenario para el sector productivo del país. En particular, las Mipymes presentan mayores niveles de riesgo debido a sus características propias, las cuales les impiden acceder a un crédito formal o tener liquidez y garantías para respaldar prestamos que, en contextos como el actual, podrían convertirse en una vía para solventar los choques macroeconómicos adversos.

El acceso al financiamiento no solo resulta relevante para el futuro de las Mipymes, para su capacidad de expansión y para la generación de utilidades, sino que de su buen desempeño depende en buena parte la dinámica económica de los próximos años. De hecho, la estructura empresarial colombiana está conformada principalmente por Mipymes, las cuales representan más del 90% del total de empresas, y cuya generación de empleo representa el 67% del total de empleo de la economía. Por esta razón, es de vital importancia configurar un esquema en que las Mipymes puedan diversificar sus fuentes de financiación y dar un mayor uso a herramientas como el factoring y el leasing. Sin embargo, dichas herramientas no son completamente conocidas por estas empresas y de allí que resulten ser muy poco utilizadas.

A nivel mundial, estas alternativas de financiación se han configurado como herramientas importantes para atender las demandas de liquidez y financiamiento para inversión. Entre 2010 y 2015 el crecimiento del factoring (57,7%) y el leasing (68,2%) fue notable y para 2015 el volumen transado ascendió a USD 2.595 y USD 1.000 billones, respectivamente. En Colombia, el mercado de factoring y leasing ha tenido un avance satisfactorio en los últimos 4 años. En efecto, a excepción del 2012, el crecimiento promedio de los últimos años para ambas modalidades ha sido a tasas de dos dígitos.

El país ha avanzado en materia de financiación y en la atención del segmento empresarial Mipyme a través del factoring y leasing, y las perspectivas en estos frentes lucen positivas. Sin embargo, existen todavía retos para el país y para la banca en el camino de lograr una dinámica acorde con el potencial. Por un lado, para el caso del factoring, las barreras provienen de la ausencia de sistemas centralizados de información, asimetrías legales con los competidores del sector real y, más importante aún, una reglamentación para la circulación de la factura electrónica, aún sin desarrollar a plenitud. En cuanto al leasing, lo relevante proviene de la capacidad de adaptación de las firmas a este tipo de financiamiento y su conocimiento, para lo cual es imprescindible una mayor educación financiera en estas firmas.

DESCARGAR PDF COMPLETA

Banca y Economía

Suscripción semanarios

Ingrese su correo y suscríbase a nuestro Semanarios para estar al día en la actualidad económica de Colombia.