COMUNICADO DE PRENSA 81 – Créditos y cierre de brechas, los principales retos de la inclusión financiera que fueron discutidos en el CAMP

Bogotá, 22 de octubre de 2021

    • De acuerdo con el ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, este año se han colocado más de $20,8 billones en créditos agropecuarios.

En el segundo día del 11° Congreso de Acceso a Servicios Financieros y Medios de Pago de Asobancaria, CAMP, se presentaron los principales avances y retos en materia de inclusión financiera, un tema con bastantes cifras positivas a lo largo del 2020, ya que el indicador de acceso, de acuerdo con la Banca de las Oportunidades, llegó a 87,7%, lo que quiere decir que más de 32 millones de colombianos tienen acceso al sistema.

La primera intervención fue del ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, quien explicó cómo han venido impulsando la inclusión financiera rural, no solo con entidades como el Banco Agrario, Fiduagraria o Finagro, sino con programas como Agricultura por Contrato, que ayuda a la formación de mejores precios para los productores agrícolas y les permite tener mejor acceso al crédito.

El ministro afirmó que, dentro de esa estrategia, la Línea Especial de Agricultura por Contrato les permite a los productores tener mejores tasas y que se les preste, con garantías de hasta 80%, a través de la agroindustria o de las empresas que hacen parte de la cadena de valor.

Así mismo el ministro señaló que el próximo año van a duplicar los recursos para el seguro agropecuario y que están trabajando para mejorar la asistencia técnica. “Si le damos asistencia técnica a ese productor, va a existir un menor riesgo de que se siniestre el proyecto productivo. Por eso promovemos que la banca aporte recursos para esa asistencia, porque con eso se reduce el nivel de riesgo y se favorece la bancarización”, señaló Zea.

El funcionario también hizo un balance de la entrega de créditos agropecuarios, en el que afirmó que en 2010 se colocaban $4,2 billones, mientras que en 2020 fueron $24,2 billones en 513.000 operaciones de crédito. Además, indicó que entre enero y septiembre de este año se han desembolsado $20,8 billones en 356.164 operaciones, con una participación importante de pequeños y medianos productores en las líneas especiales y las líneas de redescuento.

Luego del ministro hablaron dos de los representantes del sector: María Cristina Arrastía, vicepresidente de negocios en Bancolombia, y Margarita Henao, CEO de Daviplata, quienes presentaron los avances que se han presentado en dos de los principales actores del sistema.

La vicepresidente de  negocios de Bancolombia indicó que han visto un crecimiento de 78% en los pagos digitales y que actualmente 74% de las transacciones están siendo hechas por medio de canales digitales. “Son muy buenos los números, pero tenemos retos como impulsar el uso de los productos financieros e impulsar segmentos como la ruralidad, las mujeres y los jóvenes”, afirmó.

Arrastía también explicó que, con estrategias como los pagos con QR, sus apps para diferentes tipos de clientes o plataformas como Wompi, Mis Aliados o Tu 360 Negocios están creando productos para segmentos como las pequeñas empresas y emprendedores. “Hace dos años nos propusimos llegar a 150.000 comercios con pagos QR, nos parecía una locura, pero hoy ya hemos llegado a más de un millón de comercios”, señaló Arrastía.

Por su parte, Henao destacó que Daviplata tiene cerca de 25.000 puntos disponibles, llega al 98% de Colombia y 56% de sus clientes está en zonas rurales y ciudades medianas, demostrando que han sido una buena herramienta para llegar a zonas del país a las que el sector financiero tradicional no ha llegado.

Adicionalmente, la ejecutiva de Daviplata resaltó hitos de la empresa como el haber participado en el pago de 57 millones de subsidios, la emisión de 1,7 millones de tarjetas virtuales, la creación del Marketplace Daviplata, el llegarles a 400.000 comercios y las alianzas con Rapi Pay y el Metro de Medellín.

Finalmente, Diana Mejía, especialista senior en inclusión financiera en la CAF, hizo un balance de cómo están las brechas de género en materia financiera. Mejía señaló que las mujeres son menos seguras que hombres respecto a sus conocimientos y habilidades financieras; que las mujeres tienden a ahorrar menos y a hacerlo en efectivo, debido a su posición más débil en el mercado laboral; y tienen más dificultades para elegir productos financieros.

A pesar de las brechas, Mejía mostró cómo cambios desde elementos como el manejo de los recursos del hogar pueden ser muy positivos, ya que las mujeres que se involucran de forma activa en la planificación y manejo de los recursos del hogar tienen mejores actitudes y conductas financieras. “Este segmento de mujeres tiene menos aversión al riesgo, manifiesta vigilar personalmente sus financias y es más propenso a la planificación”, indicó la especialista senior de la CAF.

COMUNICADO DE PRENSA 80 – El número de depósitos electrónicos pasó de 4,8 millones en 2018 a 13,3 millones en 2020

Bogotá, 21 de octubre de 2021

    • El presidente de Asobancaria, Hernando José Gómez, destacó que, en medio de la pandemia, la tecnología fue clave para impulsar la inclusión financiera.

En la inauguración del 11º Congreso de Acceso a Servicios Financieros y Medios de Pago, CAMP, el presidente de Asobancaria, Hernando José Gómez, habló sobre el papel preponderante que ha tenido la tecnología como vehículo para impulsar la inclusión financiera.

En su discurso, Gómez destacó que, en materia de inclusión financiera, el indicador de acceso pasó de 62% en 2010 a 87,8% en 2020, con lo que se superó la meta propuesta de 85% del Plan Nacional de Desarrollo (PND), gracias a la articulación con el Gobierno Nacional en materia de dispersión de subsidios y a la profundización de la banca digital.

Buena parte de esa mejora en la inclusión financiera se debe al crecimiento de los productos digitales, que se ha potencializado en los últimos 3 años. Prueba de esto es que el número de depósitos electrónicos pasó de 4,8 millones en 2018 a 13,3 millones en 2020, comportamiento similar al de las cuentas de ahorro de trámite simplificado, que pasaron de 2,2 millones en 2018 a 10,1 millones en 2020.

“Estamos convencidos de la importancia y necesidad de alinear los esfuerzos del sector privado en la política pública de transformación digital del país, de modo que sea posible garantizar que un mayor número de colombianos acceda y utilice las soluciones financieras formales, potenciando el desarrollo de la economía digital y creando sinergias con nuevos actores en el ecosistema”, afirmó el presidente de Asobancaria.

Este buen comportamiento en la apertura de productos digitales también se ve en la transaccionalidad, ya que, de acuerdo con la Superintendencia Financiera de Colombia, la participación en el número total de operaciones monetarias y no monetarias a través de telefonía móvil fue de 52,8%, y de internet fue del 20,1%, cifras superiores a las registradas en los canales físicos como oficinas (3,6%), corresponsales bancarios (4,8%) y cajeros automáticos (7,5%) a diciembre de 2020.

Todo esto, ha impulsado la innovación en el sector financiero, lo que se refleja  en que en el año 2020, el 93% de las entidades bancarias desarrollaron 121 innovaciones tanto incrementales como disruptivas, enfocadas a mejorar sus productos de crédito, ahorro, inversión y medios de pago.

Aunque las cifras en materia de digitalización e inclusión financiera son buenas, el presidente de Asobancaria señaló que todavía hay cinco retos principales en los que el sector debe seguir trabajando para ofrecer mejores productos a sus consumidores y llegarle a más colombianos.

El primero de los desafíos es el de tener la capacidad de operar con clientes a distancia a través de canales digitales, manteniendo la oferta de servicios financieros tanto de productos de depósito como de crédito, e incorporando procesos tecnológicos que les permitan a las entidades adecuarse con facilidad.

El segundo es continuar con el cierre de brechas que aún persisten en inclusión financiera y mejorar los indicadores de uso de los productos financieros. Esta cifra, aunque presenta un notable crecimiento en los últimos cinco años pasando de 64,5% en 2015 a 72,6% en 2020, aún se encuentra por debajo de la meta del PND del 77%.

El tercer reto es fortalecer los esquemas de acceso al crédito de las micro, pequeñas y medianas empresas y de los empresarios del sector rural; mientras que el cuarto es llevar a cabo esfuerzos articulados entre el sector público y privado para mejorar la conectividad, sobre todos en las zonas rurales y rurales dispersas del país.

El último de los desafíos que mencionó el presidente de Asobancaria es la necesidad de seguir trabajando en educación financiera. En este frente, la labor de la industria y el gremio ha sido muy importante, pero se requiere profundizar las estrategias de apropiación digital, de manejo de crisis y de aprendizaje desde temprana edad para lograr más y mejores resultados.

Edición 1302 | Gestión de riesgos operativos: retos para el sistema financiero de cara a la nueva normalidad

• La pandemia del Covid-19 ha exacerbado los riesgos a los que están expuestas las entidades financieras, ocasionando una abrupta migración a la virtualidad por la implementación del teletrabajo e incrementando los delitos informáticos. Este panorama ha generado que las instituciones transformen sus procesos operativos y de control a un ritmo acelerado.

• Debido a las medidas de confinamiento y aislamiento social fue necesario implementar el trabajo remoto, circunstancia que aceleró el proceso de transformación digital para garantizar la operación del sistema financiero, lo cual implicó mayores inversiones en tecnología.

• Bajo el panorama de migración digital, se hizo indispensable robustecer la protección de la información de los usuarios, por lo cual en 2020, el sistema financiero invirtió COP 315 mil millones en seguridad digital, presentando un incremento del 64% frente al año anterior. Este monto se destinó principalmente a las plataformas y medios tecnológicos.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1301 | Contribución de la banca al desarrollo sostenible de Colombia: Informe de Sostenibilidad 2020

• El Informe de Sostenibilidad de Asobancaria refleja los principales resultados, brechas y desafíos en materia de sostenibilidad para el sector financiero, enmarcados en seis grandes tipos de capital: financiero, operacional, intelectual, humano, natural, social y relacional.

• Desde Asobancaria se definió un direccionamiento estratégico que permitió establecer las prioridades que se abordarán con las entidades financieras en materia de sostenibilidad para cuatro líneas estratégicas: Gobierno Corporativo; Inclusión y Educación Financiera; Cambio Climático; y Equidad, Diversidad e Inclusión (EDI).

• En el frente de cambio climático, desde el Protocolo Verde se viene gestionando y midiendo la cartera verde de las entidades financieras. En el 2020, la colocación de créditos verdes fue 11% superior al 2019, alcanzando un total de $11 billones (correspondiente al 2,1% del saldo total de cartera en 2020). Por otro lado, la cartera analizada con criterios ambientales y sociales (SARAS) alcanzó $19,3 billones (3% del saldo de cartera).

DESCARGAR PDF COMPLETO

COMUNICADO DE PRENSA 79 – Asobancaria hizo la premiación de la quinta edición del Call for Papers

Bogotá, 07 de octubre de 2021

    • Los trabajos reconocidos abarcan temáticas relacionadas con el uso del efectivo, el mercado de capitales y la política monetaria.

En el marco del 23 Congreso de Tesorería y 32 Simposio del Mercado de Capitales, Asobancaria llevó a cabo la premiación de la quinta edición del Call for Papers y Mejor Tesis de Maestría en Economía y Finanzas del país, una iniciativa creada con el propósito de incentivar la producción académica y reconocer las mejores investigaciones relacionadas con temas financieros, monetarios y de mercado de capitales.

El primero de los trabajos ganadores de esta edición del Call for Papers fue “Defeating Colombia’s Cash Dependency: A Systematic Analysis for Promoting Electronic Payments”, cuyos autores son César Pabón y Juan Andrés Páez. Ambos autores son economistas de la Universidad de los Andes y cuentan con una Maestría en Administración Pública en Desarrollo Internacional (MPA-ID) del Harvard Kennedy School.

“El trabajo analiza el alto nivel del uso del efectivo en el país a pesar del alza de la profundización financiera de los últimos años. Encuentra que para aumentar el uso de pagos digitales resulta fundamental mejorar el marco regulatorio y mejorar el acceso de estos servicios en las pequeñas y medianas empresas. Igualmente, concluye que este es un problema general de América Latina y que se deberían tomar medidas audaces regionales para promover el uso de pagos digitales”, explicó Pabón.

El segundo trabajo premiado fue “¿Does timevarying systematic risk explain contrarian and momentum returns? Evidence from Latin America”, una investigación hecha por Cristhian Cachope en coautoría con Jimmy Saravia, quienes son respectivamente asistente de investigación y profesor del Grupo de Investigación en Banca y Finanzas de la Universidad EAFIT.

“Nuestro trabajo estudia las estrategias de inversión contrarias que han desafiado la teoría financiera tradicional al lograr rentabilidades para lo inversores a través de la información pasada justificada en la ingenuidad del mercado. Este estudio investiga si existen patrones predecibles en los precios para el mercado de capitales latinoamericano y si las rentabilidades derivadas de estas estrategias se deben a la variación en el tiempo del riesgo sistemático. Los resultados muestran que las estrategias son rentables debido a que son una compensación por el riesgo y no por otros factores”, indicó Cachope.

El ganador del premio a la Mejor Tesis de Maestría en Economía y Finanzas del país fue Andrés Dávila, Magíster en Economía de la Universidad de Los Andes con su investigación titulada “Hysteresis From Monetary Policy Mistakes: ¿How Bad Could It Be?”.

“¿Qué pasaría si el banco central comete un error enfrentando una recesión? Mi tesis sugiere que la ausencia de una política monetaria suficientemente expansiva en tiempos de crisis tiene costos de largo plazo en el producto, incluso con completa recuperación del crecimiento, total supervivencia de firmas y pleno empleo. Por eso, una política monetaria flexible y activa durante las recesiones puede hacer la diferencia para evitar cicatrices de largo plazo”, afirmó Dávila.

El presidente de Asobancaria, Hernando José Gómez, hizo la entrega de los reconocimientos y destacó la importancia de la investigación en el campo de la economía para encontrar investigaciones innovadoras que aporten alternativas para la política pública y la solución de los problemas de las familias y empresas del país.

COMUNICADO DE PRENSA 78 – Asobancaria proyecta que la economía colombiana crecerá “con holgura” más de 8,5%

Bogotá, 07 de octubre de 2021

    • En la instalación del 23 Congreso de Tesorería y 32 Simposio del Mercado de Capitales, el presidente de Asobancaria, Hernando José Gómez, destacó la resiliencia de la economía colombiana.

En la instalación del 23 Congreso de Tesorería y 32 Simposio del Mercado de Capitales, el presidente de Asobancaria, Hernando José Gómez, habló del buen comportamiento que está teniendo la economía colombiana y señaló que, “con holgura”, el país tendrá un crecimiento de más de 8,5% del PIB, lo que lo pone por encima de los estimativos para la economía mundial que hace el FMI (6%) y por encima de la mayoría de los países de América Latina.

Adicionalmente, Gómez se refirió a la recuperación del mercado laboral, que cerraría 2021 con una tasa de desempleo cercana a 13% y resaltó el proceso de normalización monetaria emprendido por el Banco de la República.  “Las perspectivas en materia de recuperación económica son positivas y nos permiten señalar, con optimismo, que lo peor de esta recesión parece ya haber quedado atrás”, dijo.

Para continuar con estas buenas perspectivas, el presidente de Asobancaria indicó que una de las necesidades que tiene el país es el impulso de su mercado de capitales. En ese sentido, Gómez destacó la publicación de la Política Pública para un mayor desarrollo del sistema financiero, una iniciativa que busca (i) promover la transformación eficiente del ahorro y la inversión; (ii) fomentar la inclusión financiera; (iii) consolidar la seguridad y estabilidad del sistema financiero; (iv) impulsar el acceso al sistema de pagos electrónicos; y (v) fortalecer el marco institucional.

A pesar de ese avance, el presidente de Asobancaria señaló que son necesarios también cambios normativos y destacó el trámite que se está dando en el Congreso al Proyecto de Ley del Sistema de Pagos y del Mercado de Capitales, que busca abrir la puerta a la tecnología y a la innovación en este mercado, al tiempo que busca alcanzar estándares internacionales.

Todas estas iniciativas, junto con la consolidación del mercado de bonos verdes, deben ayudar a profundizar el mercado financiero colombiano y deben contribuir a generar mejores condiciones para el acceso a productos y la financiación de las familias y empresas.

En su discurso, el presidente de Asobancaria afirmó que el sector ve con buenos ojos la migración de la DTF a la IBR, propuesta en el proyecto de Ley, y los esfuerzos del Gobierno Nacional por implementar la autorregulación obligatoria en el mercado de divisas.

 

Retos operativos del sector.

Al hablar de los principales retos que tendrá que afrontar la operación de los bancos el próximo año, Gómez dijo que “dentro de los retos en los que las tesorerías locales deberán centrar su atención, esfuerzos e inversión durante los próximos meses se encuentra la migración de la LIBOR, la cual dejará de publicarse a partir de enero de 2022”.

Finalmente, el presidente de Asobancaria recalcó que otro de los desafíos que deberán afrontar las instituciones financieras son las implicaciones en la estructura de fondeo que trae consigo la aplicación del Coeficiente de Financiamiento Estable Neto (CFEN), que empezará a regir al 100% en marzo de 2022.