COMUNICADO DE PRENSA 10

Bogotá D.C., 23 de Abril de 2019

Leasing representó el 11.35% de la cartera total del sector financiero

La consolidación de una empresa, el incremento de sus ingresos, utilidades y tamaño se logra mediante el aumento en la productividad, la cual en Colombia depende de la inversión en innovación y tecnología, de la estandarización de procesos, del establecimiento de incentivos a los trabajadores, entre otros. Muestra de ello es que, según Confecámaras, las empresas de crecimiento acelerado que aumentaron su productividad tuvieron un incremento promedio de 43% más en las utilidades respecto a las compañías que no tomaron acción.

En ese sentido, el sector financiero desempeña un rol determinante en la consolidación de las empresas, puesto que es el llamado a canalizar eficientemente los recursos que dinamizan el sector empresarial. Entonces, en este escenario el leasing aparece como un mecanismo de financiación ideal de activos productivos a mediano y largo plazo, gracias a la flexibilidad de adaptar cada proyecto de inversión según los flujos de caja y necesidades del cliente, que se haga uso del activo sin necesidad de incurrir en el gasto de su compra ni contar la propiedad del mismo, financiar cualquier tipo de activo productivo del mercado nacional o internacional, incluso resuelve el problema de la obsolecencia tecnológica, entre otros muchos beneficios.

En este contexto, la cuarta edición del Informe Trimestral del Mercado de Leasing con corte a diciembre de 2018, muestra el buen comportamiento del mercado en el último año. En efecto, en 2018 la cartera total de leasing con anticipos cerró en 50,56 billones de pesos y tuvo un crecimiento de 4,49% real anual, superior al 2,36% que tuvo la cartera de los demás mecanismos de financiación del sector. Además, esta misma cartera tuvo una profundización en la economía del 5,05% del PIB y representó el 11,35% de la cartera total del sector financiero. Incluso, en diciembre de 2018 el indicador de calidad de cartera (ICC) del leasing financiero fue 4,74%, marginalmente más sano que el del resto de la cartera cuyo ICC fue de 4,78%.

Especificamente, en diciembre de 2018, la cartera de leasing financiero fue de 28,15 billones de pesos y tuvo un crecimiento real anual de 4,09%. Además, el leasing habitacional ascendió a 17,07 billones de pesos y creció 13,48% real anual. Por último, la cartera del arrendamiento operativo fue de 2,75 billones de pesos y tuvo un decrecimiento real anual de 12,32%, por lo que su crecimiento ajustó tres años en terreno negativo. Por otro lado, en el último trimestre de 2018, aumentó la inversión en activos productivos de casi todos los segmentos empresariales en Colombia mediante leasing financiero comercial, para las pymes fue 1,06%; para el segmento empresarial, 3,46%, y para el corporativo, 6,59%. De hecho, las mipymes colombianas concentraron más del 40% de la cartera de leasing financiero comercial, equivalente a 10,4 billones de pesos.

Ahora bien, para 2019 se espera un comportamiento similar o superior al observado en 2018 para las tres modalidades de leasing: financiero, habitacional y operativo, derivado de un contexto macroeconómico prometedor en el que, pese a las turbulencias en los mercados externos, se espera un repunte o consolidación de la inversión, el consumo privado y del gobierno, además que se mantengan las buenas expectativas del mercado por parte de consumidores e industriales y la inflación controlada.

Artículos Relacionados