Edición 1112| Condiciones monetarias en Colombia: hacia terreno neutro-expansivo…

1112

• El significativo incremento de la inflación y el consecuente desanclaje de las expectativas llevaron a que el Banco de la República (BR) afrontara una compleja disyuntiva monetaria en 2016. Sin embargo, visibilizando sus credenciales antiinflacionarias, decidió llevar a cabo una política monetaria restrictiva que, de forma oportuna, permitió acotar el fuerte desanclaje de las expectativas de cara al 2018.

• Si bien la política monetaria procíclica generó un clima de preocupación en torno al estado de la demanda interna y la recuperación de los canales de consumo e inversión, una vez el escenario de inflación se tornó más benigno, la política monetaria de BR inició un periodo de relajamiento con el fin de propiciar la reactivación de la actividad económica. Los mecanismos de transmisión, con algunos rezagos naturales en los segmentos de consumo, han empezado a surtir efectos notorios en las tasas de interés de los segmentos comercial, microcrédito y vivienda, un hecho que sin duda permitirá dinamizar la demanda agregada.

• Con un crecimiento que en 2017 difícilmente superará el 1,8% y una (modesta) recuperación hacia niveles de 2,6% en 2018, muy por debajo del crecimiento potencial (hoy cercano al 3,8%), las inquietudes en torno al carácter expansivo de la política monetaria y al eventual espacio de profundización a la luz de las actuales condiciones monetario-cambiarias se han venido exacerbando.

• Los resultados del Indicador de Condiciones Monetarias estandarizado (ICM) calculado por Asobancaria señalan que si bien las condiciones monetarias lucen hoy relativamente neutrales para la actividad productiva, las perspectivas en materia cambiaria y de tasas de interés permitirán que las condiciones monetarias empiecen a moverse hacia terreno neutral-expansivo en el corto plazo, lo que se daría en paralelo con un mayor dinamismo en materia crediticia. Esta trayectoria tendría una mayor celeridad en caso de que la inflación converja más rápidamente hacia el punto medio del rango meta y la tasa de política monetaria encuentre mayores espacios de reducción.

• Una Tasa de Política Monetaria (TPM) real muy por encima de los niveles aquí previstos podrían llevar al ICM hacia una zona de menor estímulo económico (neutral), un hecho que no solo iría en contravía de la naturaleza anticíclica de la política monetaria, sino que comprometería la dinámica de recuperación de la actividad productiva.

DESCARGAR PDF COMPLETO

|EDICIÓN DE OCTUBRE 2017|

 

En esta edición encontrará un especial con ‘E-commerce’, que no se le escapen las oportunidades: La adaptación a las nuevas situaciones y gustos del cliente, junto con la generación de una experiencia de compra positiva, es esencial para garantizar el éxito de una tienda online.


Además encuentre un informe especial con información sobre:

  • La disminución de las tasas ha impulsado el crédito hipotecario.
  • Europa: el renacimiento del viejo mundo.
  • El país, al ritmo de la economía.

Para descargar esta revista diligencie el formulario con sus datos.

DESCARGAR VERSIÓN DIGITAL

Edición 1111 | Reflexiones en torno al crecimiento potencial en Colombia

• Antes de 2014 existía cierto consenso por parte de la mayoría de los analistas del
mercado en que el nivel de crecimiento potencial de la economía colombiana se ubicaba
en un rango entre 4,5% y 5,0% anual, estimación que era consistente con el crecimiento
que presentó la economía durante la última década (4,8%). No obstante, ahora que las
tasas de crecimiento económico rondan el 2%, la discusión es distinta y las
estimaciones de buena parte del mercado, así como las del comité de expertos de la
regla fiscal, muestran importantes reducciones en el PIB potencial en Colombia.
• Si bien la economía ha venido experimentando una importante fase de ajuste
producto del fuerte choque en nuestros términos de intercambio, las estimaciones del
crecimiento potencial a través de métodos estructurales y teóricos parecen señalar que
este no se habría visto afectado de forma significativa en los últimos años. Hoy el PIB
potencial de la economía Colombiana parece ubicarse en niveles cercanos a 3,8%, tan
solo 10-20 puntos básicos por debajo de los niveles que exhibía cuatro años atrás. En
consecuencia, las estimaciones que señalaban que los ritmos de crecimiento potencial
durante el boom minero-energético habían alcanzado niveles en torno a 4,5%-5,0%, así
como las que hoy señalan que producto del choque el potencial podría haber caído a
niveles cercanos a 3,0%-3,3%, parecen originarse en análisis que sobredimensionan los
efectos del ciclo económico.
• Si bien el PIB potencial tiene una relación monótona creciente con respecto a todos
los factores de producción, la productividad resulta ser uno de los elementos de mayor
relevancia en la senda de crecimiento potencial. Asobancaria reitera que, si Colombia
quiere aumentar su crecimiento potencial, y con esto lograr un desarrollo económico
sostenido, debe encarar los grandes lastres en materia de productividad y
competitividad a través de reformas que disminuyan las brechas en capital humano,
mejoren los indicadores logísticos y flexibilicen los flujos de factores.
• Resulta necesario entablar discusiones y debates comprensivos sobre el estado de
las variables estructurales asociadas a la productividad, al acervo y la calidad de la
inversión, así como a la composición y estructura del mercado laboral. La evaluación de
la actual brecha de PIB (entendida esta como la diferencia entre el PIB observado y su
potencial) es pieza fundamental para la formulación de la política económica y de allí la
importancia de generar estimaciones asertivas en esta materia.

DESCARGAR PDF COMPLETO

COMUNICADO DE PRENSA

Bogotá D.C., 12 de octubre de 2017

 

A partir de octubre Bancolombia se suma a las entidades financieras que hacen uso del sistema de autenticación biométrica, proyecto liderado por Asobancaria

Ø La autenticación biométrica avanza con paso firme en el sistema financiero del país generando mayores estándares de seguridad y disminución de los trámites.

El proyecto liderado por Asobancaria busca que el sector financiero implemente el sistema biométrico para el beneficio de los usuarios, toda vez que a través de este mecanismo se reducirán los tiempos de validación de identidad en trámites bancarios. Este es el resultado de los importantes esfuerzos de la banca para mitigar los riesgos de suplantación de identidad, el fortalecimiento de la seguridad en las transacciones y avanzar a grandes pasos en las políticas de “cero papel” a través de la implementación de exigentes estándares de seguridad y tecnología del más alto nivel.

Así mismo, esta solución ha sido diseñada para adaptarse a todos los productos y servicios ofrecidos por el sector bancario y financiero. Actualmente, varias entidades financieras realizan la validación biométrica a sus clientes y usuarios entre las cuales se encuentran: BBVA, Banco Popular, RCI Banque, Bancoomeva, Banco Caja Social, Compañía de Financiamiento TUYA y Porvenir. Adicionalmente, otras tantas entidades del sector están en el proceso de alistamiento tecnológico para su implementación.

Para Santiago Castro, presidente de Asobancaria, “este servicio se convierte en un hito para el sector, ya que marca el inicio de una nueva etapa de modernización de los procesos bancarios que generaran eficiencias a las entidades y se traducen en una mejora en la experiencia de los usuarios del sistema financiero”.

COMUNICADO DE PRENSA

Bogotá D.C., 10 de octubre de 2017

 

Pronunciamiento de Asobancaria sobre la Circular Externa 026 de 2017 de la Superintendencia Financiera

La desaceleración que viene experimentando nuestra economía ha incidido en el deterioro de la cartera, cuyo índice de vencimiento al corte julio del presente año se ubicó en 4,3% (17,5 billones de pesos). Ante esta situación, ajustar el esquema de pago a la nueva realidad económica del cliente se convierte en una herramienta de gran valor que puede permitir a las empresas, las pymes y los particulares continuar atendiendo sus obligaciones con normalidad.

Con el fin de generar una herramienta que le permita al consumidor financiero normalizar sus obligaciones con base en su capacidad de pago actual sin afectar su calidad crediticia, y teniendo en cuenta algunas experiencias internacionales, en particular la española, en noviembre del año pasado Asobancaria presentó a la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC) la propuesta para ajustar el actual esquema de reestructuración de créditos. Desde entonces, se generaron sesiones de trabajo coordinado entre el Supervisor y la industria hasta alcanzar el texto definitivo que se expidió en la Circular Externa 026 de 2017, por medio de la cual se crea una nueva herramienta que permite modificar las condiciones de los créditos bajo condiciones más favorables.

Los principales beneficios de la Circular Externa son:

  1. Define un estado previo a la reestructuración, el modificado, el cual permite que se renegocien las condiciones iniciales de los créditos (plazo, tasa y cuota) de acuerdo con la nueva capacidad de pago del cliente. En todo caso, el nuevo crédito deberá mantener la calificación y la provisión del crédito anterior. No obstante, para su gestión de riesgo de crédito futura se tendrá en cuenta el comportamiento de pago de la nueva obligación.
  2. Los créditos modificados serán sujetos de monitoreo constante por parte de las entidades financieras y serán reportados a la SFC mensualmente.
  • Para el caso de los créditos reestructurados la nueva Circular abre la posibilidad de que, luego de un periodo regular y efectivo de pagos por cada modalidad de crédito, se pueda eliminar la marcación de reestructurado, estado que actualmente genera un bloqueo al acceso de financiación dentro del sector.

 

Finalmente, insistimos en que el beneficio de esta norma redunda en que aquellos clientes financieros que estén presentando dificultades de pago en moras tempranas tendrán un mecanismo para continuar atendiendo sus obligaciones, hecho que esperamos se empiece a reflejar en los indicadores de cartera del sistema.