El Gobierno le exige más información a los operadores de libranzas

Fuente: La República

Recientemente se ha generado una polémica por la figura de las libranzas en el país. Uno de los casos más conocidos fue la liquidación de Estraval, que hay quienes dicen que podría ser incluso peor que Interbolsa. Ante las irregularidades que presenta este negocio, el Ministerio de Comercio expidió el Decreto 1348 de agosto de 2016, con el objetivo de darle mayor transparencia a las operaciones relacionadas con las libranzas extrabancarias. (…)  Por su parte, Asobancaria indicó que factores como la indebida gestión en la originación,  la venta de los créditos respaldados con libranzas por parte de entidades comerciales no vigiladas como Estraval y la falta de vigilancia y control “han deteriorado la imagen del descuento directo o libranza y han permitido el uso abusivo de esta figura, minando la seguridad y la confianza del público sobre la actividad financiera”.

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

Las libranzas más allá de Estraval

Fuente: La República

El pasado mes de junio, la Superintendencia de Sociedades inició el proceso de liquidación judicial de Estraval luego de ser intervenida y multada por no revelar detalles de su ejercicio. A esta firma, cuya actividad comercial incorporaba subyacentes de créditos de libranza, se le atribuyeron gestiones indebidas con los recursos a su cargo que la llevaron al incumplimiento de sus obligaciones y desataron el actual escándalo financiero.

 

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

Las libranzas más allá de Estraval

Fuente: La República

El pasado mes de junio, la Superintendencia de Sociedades inició el proceso de liquidación judicial de Estraval luego de ser intervenida y multada por no revelar detalles de su ejercicio. A esta firma, cuya actividad comercial incorporaba subyacentes de créditos de libranza, se le atribuyeron gestiones indebidas con los recursos a su cargo que la llevaron al incumplimiento de sus obligaciones y desataron el actual escándalo financiero. Este hecho comenzó a alimentar algunas dudas sobre el modelo de libranzas y de los negocios que giran a su alrededor, especialmente en lo referente a la gestión de riesgos por parte de las entidades no vigiladas y también sobre el rol que deben jugar los organismos de control y regulación.

La libranza, un instrumento financiero exitoso, no es una herramienta nueva en el mercado de crédito colombiano, pues su uso se puede remontar al Código Sustantivo del Trabajo a mediados del siglo pasado. Es una herramienta financiera con un reducido riesgo de crédito en la medida en que cuenta con la garantía de los flujos de pagos de los trabajadores, un hecho que permite aminorar el impacto de la administración del riesgo crediticio en el costo de la financiación. Sin embargo, los riesgos operacionales, de contraparte y de reputación, que aún se mantienen, suelen exacerbarse cuando los originadores de libranzas que no cuentan con la regulación adecuada entran al negocio.

Por cuenta de lo anterior, se han promulgado leyes que han buscado reglamentar esta figura y propender por la estabilidad del mercado y la protección al consumidor financiero. Recientemente, con la Ley 1527 de 2012, se estableció el marco general regulatorio de las libranzas, lo que le permitió al sistema financiero ajustarse a las necesidades de la población y facilitó el otorgamiento de crédito a sectores que por sus niveles de riesgo habían estado desatendidos. Además, esta Ley ha permitido, en parte, que en los últimos años la libranza haya crecido de manera sostenida y dinámica y que el mercado sea más competido.

En efecto, según datos de la Superintendencia Financiera, la cartera de libranzas otorgada por las entidades vigiladas ha venido creciendo a una tasa anual promedio de 17,7% y, al corte de primer trimestre del año, totalizó cerca de $36,4 billones. Un monto importante si se tiene en cuenta que representa más de tres veces la cartera de microcrédito y cerca de 90% de la de vivienda.

Si bien entre cooperativas, fondos de empleados y empresas comerciales, la cartera de libranza de las entidades no vigiladas ha ascendido a cerca de $10 billones, han sido precisamente estas entidades las que han estado en el ojo del huracán debido al abuso de esta figura, lo que ha deteriorado su imagen y minado la seguridad y la confianza de los consumidores e inversionistas.

La indebida gestión en la originación, la venta de los créditos respaldados con libranzas por parte de entidades comerciales no vigiladas (el caso de Estraval) y la falta de vigilancia y control, se han constituido como los principales factores que han afectado notablemente este instrumento.

En línea con lo anterior, la estructuración de libranzas con horizontes temporales muy altos ha tenido como consecuencia un gran desequilibrio en la liquidez de las entidades no vigiladas, teniendo en cuenta que las operaciones de captación suelen ser de corto plazo y que se han encarecido en los últimos meses como resultado de unas mayores tasas de intervención, lo que ha terminado incrementando de manera importante el riesgo sobre dichas instituciones.

En síntesis, luce imperativo proteger la figura de la libranza como mecanismo de profundización del crédito en Colombia. Es necesario, en este contexto, crear los incentivos regulatorios suficientes para que el mercado, particularmente el no vigilado, se comporte bajo una debida diligencia y se gestionen los riesgos implícitos en estas operaciones sin que esto interfiera con el desarrollo del mercado ni atente contra el apetito inversionista en este tipo de figuras.

Expiden decreto para poner en cintura el negocio de las libranzas

Fuente: rcnradio.com

Tras el escándalo por los manejos irregulares que se han dado a la modalidad de las libranzas por parte de algunas cooperativas y empresas de crédito y que derivó en que a una de ellas, Estraval, se le declarara en liquidación, y que de Elite, la Superintendencia de Sociedades tomara el control de la firma, el gobierno expidió un decreto para intentar poner en cintura este tipo de negocios. (…)  Por su parte, la Asociación Bancaria de Colombia le pidió al Gobierno garantías para fortalecer la figura de las libranzas tras el escándalo por el manejo que le han dado algunas empresas encargadas de ofrecerle a sus clientes intereses atractivos por la inversión en esta modalidad de crédito.

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

Banqueros piden garantías para fortalecer las libranzas

Fuente: El Nuevo Siglo

La Asociación Bancaria de Colombia le pidió al Gobierno garantías para fortalecer la figura de las libranzas, tras el escándalo por el manejo que le han dado algunas empresas encargadas de ofrecerles a sus clientes intereses atractivos por la inversión en esta modalidad de crédito. Así lo señaló el gremio tras indicar que “la figura de la libranza es una herramienta financiera asociada a un menor riesgo de crédito en la medida en que cuenta con la garantía del flujo de pagos, lo que ha permitido aminorar el impacto de la administración del riesgo de pago en el costo de la financiación”.

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

Los bancos piden al Gobierno garantías para blindar la modalidad de las libranzas

Fuente: rcnradio.com

La Asociación Bancaria de Colombia le pido al gobierno garantías para fortalecer la figura de las libranzas, tras el escándalo por el manejo que la han dado algunas empresas encargadas de ofrecerle a sus clientes intereses atractivos por la inversión en esta modalidad de crédito. Así lo señaló el gremio tras indicar que “la figura de la libranza es una herramienta financiera asociada a un menor riesgo de crédito en la medida en que cuenta con la garantía del flujo de pagos, lo que ha permitido aminorar el impacto de la administración del riesgo de pago en el costo de la financiación”. Sin embargo, indicó Asobancaria, los riesgos operacionales, de contraparte y de reputación, que aún se mantienen, “suelen exacerbarse cuando los originadores de libranzas que no cuentan con la regulación adecuada entran al negocio”.

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

La libranza en Colombia, más allá de Estraval

Fuente: notingenio.com

La figura de la libranza es una herramienta financiera asociada a un menor riesgo de crédito en la medida en que cuenta con la garantía del flujo de pagos, lo que ha permitido aminorar el impacto de la administración del riesgo de pago en el costo de la financiación. Sin embargo, los riesgos operacionales, de contraparte y de reputación, que aún se mantienen, suelen exacerbarse cuando los originadores de libranzas que no cuentan con la regulación adecuada entran al negocio. El presidente de Asobancaria, Santiago Castro Gómez, comentó en su informe semanal recordó como la Ley 1527 de 2012, que estableció el marco general regulatorio de las libranzas, le permitió al sistema financiero ajustarse a las necesidades de la población y facilitó el otorgamiento de crédito a sectores que, por sus niveles de riesgo, habían estado desatendidos.

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

Asobancaria pide más protección a la libranza

Fuente: Portafolio

Teniendo en cuenta la importancia de las libranzas como un instrumento para la profundización del crédito en el país, es necesario que este mecanismo cuente con más protección y mejores estándares para las firmas no vigiladas que participan en el mercado. Así lo considera la Asociación Bancaria, al señalar que hay que “crear los incentivos regulatorios suficientes para que el mercado, particularmente el no vigilado, se comporte bajo una debida diligencia y se gestionen los riesgos implícitos en estas operaciones sin que esto interfiera con el desarrollo del mercado ni atente contra el apetito inversionista en este tipo de figuras”.

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

Asobancaria pide blindar la figura de libranza

Fuente: La República

La Asociación Bancaria y de Entidades Financieras (Asobancaria) elevó una petición al Gobierno Nacional para fortalecer más la figura de libranza con el fin que sirva como un mecanismo de profundización de crédito en el país. En su más reciente informe de Semana Económica, la agremiación señaló que con incentivos regulatorios suficientes el mercado, particularmente el no vigilado, se puede comportar bajo una debida diligencia y se gestionen los riesgos implícitos en estas operaciones sin que esto interfiera con el desarrollo del mercado ni atente contra el apetito inversionista en este tipo de figuras.

 

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

Edición 1056|La libranza en Colombia, más allá de Estraval

La figura de la libranza es una herramienta financiera asociada a un menor riesgo de crédito en la medida en que cuenta con la garantía del flujo de pagos, lo que ha permitido aminorar el impacto de la administración del riesgo de pago en el costo de la financiación. Sin embargo, los riesgos operacionales, de contraparte y de reputación, que aún se mantienen, suelen exacerbarse cuando los originadores de libranzas que no cuentan con la regulación adecuada entran al negocio.

La Ley 1527 de 2012, que estableció el marco general regulatorio de las libranzas, le permitió al sistema financiero ajustarse a las necesidades de la población y facilitó el otorgamiento de crédito a sectores que, por sus niveles de riesgo, habían estado desatendidos.

En los últimos años, la libranza ha crecido de manera sostenida y dinámica. Según datos de la Superintendencia Financiera, la cartera de libranzas otorgada por las entidades vigiladas, desde la promulgación de la Ley de libranzas, ha venido creciendo a una tasa anual promedio de 17,7% y al corte del primer trimestre del año totalizó cerca de $36,4 billones de pesos (más de 3 veces la cartera de microcrédito y cerca del 90% de la de vivienda). La cartera de libranza de las entidades no vigiladas, por su parte, supera los $10 billones de pesos.

Factores como: (i) la indebida gestión en la originación, (ii) la venta de los créditos respaldados con libranzas por parte de entidades comerciales no vigiladas como Estraval y (iii) la falta de vigilancia y control han deteriorado la imagen del descuento directo o libranza y han permitido el uso abusivo de esta figura, minando la seguridad y la confianza del público sobre la actividad financiera.

Asobancaria considera imperativo proteger la figura de la libranza como mecanismo de profundización del crédito en Colombia, buscando crear los incentivos regulatorios suficientes para que el mercado, particularmente el no vigilado, se comporte bajo una debida diligencia y se gestionen los riesgos implícitos en estas operaciones sin que esto interfiera con el desarrollo del mercado ni atente contra el apetito inversionista en este tipo de figuras.

DESCARGAR PDF COMPLETO

 

¿Cómo enseñarles finanzas a los niños?

Fuente: revistadiners.com.co

A pesar de los esfuerzos de padres de familia y colegios, la mayoría de los niños se convierten en adultos que no saben ahorrar, gastar o planear apropiadamente sus finanzas. (…) El sondeo “Ahorro Latam 360º”, realizado este año por Sura Asset Management junto con Merlin Research entre más de 12.000 personas en Latinoamérica, indica que los padres enseñan a sus hijos la noción de ahorro de tres maneras: evitando compras inútiles, guardando la mesada y teniendo la alcancía como uno de los métodos de ahorro. En efecto, una de las mejores maneras de introducir a los más pequeños en el tema financiero es abriéndoles una cuenta en un banco. De acuerdo con Asobancaria, a diciembre de 2015, en Colombia cerca de 1,1 millones de niños y jóvenes entre los 0 y los 17 años contaban con una cuenta de ahorros, lo que significa 8 % de la población menor de edad. Pero ¿con esto basta?

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

El efectivo aún vence el uso de tarjetas

Fuente: elmundo.com

Según Asobancaria y el Dane, los pagos realizados a través de tarjetas de crédito y débito no sobrepasan el 13% del gasto de las familias, apenas un 76,4% de los adultos tiene un producto financiero y sólo un 64,5% de ellos lo usa activamente. De los $86,7 billones que movieron los usuarios de tarjetas débito en los primeros cinco meses de 2016, sólo $13,1 billones se utilizaron para realizar pagos, mientras que los retiros de efectivo de los cajeros superaron los $73,6 billones, según la Superintendencia Financiera. A pesar de que las transacciones electrónicas crecen a una tasa anual de 38,4%, las estadísticas muestran que de diez usos que las personas les dan a sus tarjetas débito, más de ocho son retiros de dinero en efectivo de los cajeros electrónicos.

VER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ