La publicación más importante de nuestra Asociación

Banca & economía divulga el punto de vista gremial sobre la coyuntura económica y financiera internacional y doméstica, las políticas públicas, regulación y supervisión sectorial y sus efectos en la economía, los mercados y el sistema financiero.

Agro- crecimiento

Edición 1033 | PARA QUE EL AGRO SEA MOTOR DE CRECIMIENTO ES NECESARIO CAMBIAR SU MODELO DE FINANCIACIÓN

La economía Colombiana enfrenta un panorama complejo. La dinámica económica actual y las perspectivas de corto y mediano plazo han hecho evidentes los problemas estructurales del aparato productivo. Uno de estos problemas es el retraso en materia de desarrollo del agro colombiano. Si bien los problemas que impiden una mayor dinámica en este sector parecieran estar sobre diagnosticados, existe aún hoy el reto de materializar propuestas y soluciones que permitan comenzar a solventar los lastres del sector agropecuario.

La Misión para la transformación del campo colombiano es la más reciente herramienta que ha utilizado el Gobierno Nacional para crear un portafolio completo de políticas que permitan el desarrollo del sector. La Misión realizó un diagnóstico detallado de la situación actual del sector rural en 6 ejes centrales y encontró que el sector rural es un espacio altamente heterogéneo en el que se une la compleja geografía del país con las distintas conformaciones sociales. Encuentra que el campo colombiano es un sector polarizado que posee regiones desarrolladas y con fuerte articulación con el sector urbano, en contraste con grandes zonas extremadamente pobres y aisladas. Señala además, que algunas zonas del país poseen una alta concentración del suelo y de la actividad productiva, mientras que otras presentan una baja inclusión social y un precario desarrollo.

La Misión acertadamente indica que la inclusión productiva sobresale como uno de los principales retos que deben afrontarse si se quiere que la política de desarrollo rural llegue a todo el territorio nacional. En este aspecto señala que el país presenta notables atrasos en los mecanismos de financiación para el sector debido a la carencia de activos productivos, lo que limita el acceso al crédito, una de las principales barreras para el desarrollo del campo. De esta manera, la falta de generación de oportunidades no solo impide un mayor crecimiento económico sino que obstaculiza el proceso de inclusión social de la población rural.

El actual esquema de financiación del sector rural tiene serias fallas en su diseño institucional, que han llevado a que las inversiones forzosas no sean rentables, se canalice el crédito a medianos y grandes productores y se desaprovechen las enormes oportunidades de expansión del crédito. Asobancaria reitera la imperiosa necesidad que existe de eliminar los topes a la tasa de interés para los créditos al sector, robustecer el Fondo Agropecuario de Garantías (FAG) y establecer un apropiado mercado de seguros, como estrategias iniciales que permitan corregir el sistema actual en procura del desarrollo del sector.

DESCARGAR PDF COMPLETO

motion gears -team force

Edición 1032 | HACIA LA RECOMPOSICIÓN SECTORIAL: EL CASO DE LA INDUSTRIA

Un reto que se volvió imperativo desde el reciente choque petrolero es el fortalecimiento y diversificación de la estructura productiva del país con el propósito de reducir su vulnerabilidad frente a los ciclos mundiales de los precios de los bienes básicos. Una de las actividades que está llamada a ser protagonista dentro de esta recomposición es la industria manufacturera debido a su capacidad para generar empleo y por el amplio espectro que la caracteriza respecto a los encadenamientos productivos que puede formar con otros sectores de la economía. En este sentido la banca seguirá apalancando el proceso de recomposición que requiere el país.

Persisten serias preocupaciones sobre los obstáculos que pueden restarle impulso al proceso de recomposición sectorial. Los más notorios provienen de los atrasos en materia de competitividad respecto a la infraestructura, el sistema tributario y varios aspectos institucionales. Teniendo en cuenta que estos obstáculos provienen de numerosas y diversas causas, su solución no responde a una estrategia o política única, para solventarlos deberá surtirse una correcta y precisa articulación de estrategias que, tanto el sector público como el privado, deben llevar a cabo de manera integral.

El reciente comportamiento de la producción industrial viene dando señales positivas, las cuales se sustentan más en la demanda interna. Las exportaciones siguen presentando deterioros marcados a pesar del incentivo cambiario. De allí la necesidad de avanzar en la resolución de los obstáculos en materia de competitividad a nivel país, los cuales merman la capacidad del sector, el aparato productivo colombiano y las potencialidades que brinda el comercio internacional en el mediano y largo plazo.

Las estimaciones y proyecciones de Asobancaria sugieren que el PIB industrial habría crecido por el orden del 0.8% en 2015. Para 2016 y 2017, el PIB del sector estaría creciendo a tasas de 5.1% y 7.5%, respectivamente. Nuestras proyecciones también indican que un aumento de 1% en el PIB industrial impactaría directamente el número total de ocupados cinco trimestres después de surtirse esta variación, incrementándose en un 0,78%. A su vez, la tasa de desempleo se reduciría en 0,21 puntos porcentuales.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

3D percentage symbol with up and down arrow

Edición 1031 | ¿QUÉ NOS DICE EL INDICADOR DE RIESGO MACROECONÓMICO DE ASOBANCARIA (IRMA)?

A pesar de que el país goza de un marco de política sólido y una prudente gestión de la política macroeconómica, que ha mejorado su desempeño y propiciado cierta estabilidad, es importante tener en cuenta que la economía no se encuentra exenta de los riesgos externos y locales. Por esta razón, en Asobancaria hemos considerado necesario crear un Indicador de Riesgo Macroeconómico (IRMA) que nos permita ponderar las fuentes de inestabilidad y evaluar los niveles de riesgo que enfrenta la economía.

Los riesgos que se plantean para la economía colombiana en 2016 provienen de la desaceleración de la actividad económica de China, del descenso del precio de las materias primas, de la débil recuperación de las economías desarrolladas, principalmente en Europa, la menor laxitud de la política monetaria en Estados Unidos y sus efectos sobre el financiamiento del déficit en la Cuenta Corriente. A nivel local los riesgos corren por cuenta de un incremento en la intensidad y duración del “Fenómeno del Niño”, todo ello sumado al endurecimiento de la política monetaria local y su consecuente efecto sobre la demanda interna.

Una vez dirimidas las diversas señales de las variables que alimentan nuestro indicador en las últimas dos décadas, nuestro IRMA refleja las condiciones de la coyuntura actual y nos muestra incrementos en los niveles de tensión desde mediados del 2015, periodo a partir del cual los desbalances, asociados a la nueva realidad del petróleo y a las nuevas condiciones de crecimiento y liquidez mundial, se han hecho más notorios. El escenario pesimista nos señala que las condiciones externas podrían deteriorarse de manera dramática si varios de los riesgos aquí señalados se agudizan.

Para mitigar los riesgos es necesario que las decisiones de política económica encaminadas hacia acciones contracíclicas se anticipen a los escenarios de tensión económica. Para ello, desde el frente fiscal es necesario que el país cuente con una reforma tributaria estructural pro recaudo y que no trunque la capacidad de las firmas para consolidar y expandir la inversión. Por otro lado, es importante que el Banco de la República continúe ratificando sus credenciales anti-inflacionarias con el fin de que la inflación comience a converger a la meta de largo plazo.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1030 | Educación Económica y Financiera: motor de crecimiento y desarrollo sostenible

23966356079_a0ed80396c_o (1)

• Un alto nivel de educación financiera es sinónimo de una economía sostenible, responsable e informada para la búsqueda y consecución de nuevas oportunidades de crecimiento. La evidencia empírica ha demostrado que la ausencia o debilidad de la misma puede auspiciar la generación de obstáculos que no permiten desarrollar plenamente los negocios y la actividad económica.

• Los resultados de las pruebas PISA 2012 que evaluaron el conocimiento financiero de jóvenes de 15 años en 18 países no dejaron bien librada a Colombia. El país ocupó el último lugar con un puntaje promedio de 379/625, entre otros resultados, señaló que el nivel de alfabetización financiera es el más bajo entre los países evaluados.

• Según cálculos de Asobancaria, el 60% de los diez países con mayores puntajes en conocimientos financieros coinciden en contar con una política nacional en educación claramente definida en este sentido. En algunos países como Australia, tanto en el diseño como en la ejecución de este tipo de políticas, se han involucrado a los distintos actores tanto públicos como privados para definir los alcances y objetivos de dichas políticas a través de estrategias concertadas.

• Asobancaria en la búsqueda de generar contribuciones efectivas en el mejoramiento de los niveles de educación financiera ha desarrollado el programa y portal www.sabermassermas.com. Esta herramienta fue diseñada y puesta en marcha para promover e impulsar la educación financiera mediante consejos claros y prácticos junto con simuladores que son de gran utilidad para los consumidores financieros.

Los planes de desarrollo departamental y municipal de los nuevos mandatarios deberán contener metas concretas en la implementación del Programa de Educación Económica y Financiera, enfocándolos especialmente en el sector rural donde recae gran parte de la estrategia del posconflicto.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Indicadores-alerta

Edición 1029 | ¿CUÁLES SON LAS SEÑALES DE NUESTRO INDICADOR DE ALERTA BANCARIA PARA 2016?

El año pasado la economía colombiana experimentó importantes acontecimientos adversos en varios frentes que enmarcaron la actividad productiva y el desempeño de la banca colombiana. Pese a ello, el sector supo sobrellevar esta dura prueba y continuó aportando a la estabilidad macroeconómica del país.

Los riesgos que enfrenta la economía colombiana y el sector bancario este año no son menores. A nivel interno una creciente tasa de desempleo, mayores tasas de inflación y una política monetaria menos laxa configuran un panorama duro y complejo. A su vez, el entorno internacional plantea nuevos retos por cuenta de la persistencia del choque petrolero, la devaluación del tipo de cambio, el riesgo país y las moderadas perspectivas de crecimiento para las principales economías del mundo. De allí que sea de la mayor importancia poder cuantificar qué tanto puede aumentar el nivel de tensión al que se enfrentará durante este año el sector con el propósito de superar con el mayor éxito este panorama.

De acuerdo con el Indicador de Alerta Bancaria (IAB), compuesto por las principales variables macroeconómicas y financieras, tal como lo esperaba Asobancaria en 2015 el nivel de alerta macrofinanciero alcanzó un valor levemente superior al 50%, situándose en el umbral de riesgo medio-alto. Este resultado fue superior al observado en diciembre de 2014 y respondió al efecto generado por deterioro en las condiciones económicas del país y la pérdida de dinamismo en algunas de las principales variables financieras.

Para 2016, el escenario base del IAB alcanza un valor que ronda el 60%, razón por la cual este índice permanecería en el rango de riesgo medio-alto. Asimismo, aun en las condiciones más adversas el IAB se encuentra muy lejos de enfrentar niveles de riesgo similares a los de la crisis de los noventa, e incluso en términos comparativos con lo ocurrido en la crisis financiera mundial de 2008-2009 no se observa que se generen los mismos niveles de tensión, periodos en los cuales se alcanzó el riesgo alto en el indicador.

La banca no desconoce los retos que se avecinan este año, por lo cual es posible afirmar que cuenta con las herramientas para enfrentar de manera exitosa la desaceleración de la economía colombiana. La solidez del sector y su estabilidad, dos características forjadas durante años, permiten ratificar que la banca está preparada para mitigar los riesgos y conservar la sostenibilidad y relevancia de su actividad en la economía colombiana.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1028 | Discurso de apertura: 18º Congreso de Tesorería

En Asobancaria creemos que la expansión de la economía para este año, una vez cotejados los riesgos y las señales positivas, se aproximará al 2,6%, un crecimiento que, no obstante, continuará siendo uno de los más destacados en la región, la cual probablemente crecerá, según el más reciente informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), cerca de un 0,8% en 2016.

Además de los desafíos que plantea la coyuntura económica, la industria bancaria en los últimos años ha sobrellevado una ola de modificaciones regulatorias, que han procurado alinear el país a los estándares internacionales.

A partir de enero de 2015 y a pesar del profundo impacto que generó el cambio de principios contables, las entidades bancarias han realizado la transmisión de sus estados financieros preparados bajo las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF).

A pesar de lo anterior y de los evidentes avances en materia de internacionalización y regulación financiera, los desafíos para alcanzar un mercado de capitales líquido y profundo son enormes. En este objetivo, tanto el programa de obras de Cuarta Generación (4G) así como la iniciativa de integración financiera en el marco de la Alianza del Pacífico son oportunidades que no debemos desaprovechar.

También existen tareas propias para el sector bancario en este propósito. La primera, consiste en impulsar de manera decidida el posicionamiento del Indicador Bancario de Referencia (IBR) como tasa de referencia del mercado. La segunda, consiste en renovar nuestro compromiso con los Esquemas de Autorregulación. La esencia de la autorregulación deriva de la construcción conjunta y continua entre el mercado y el Autorregulador de los regímenes y los mecanismos de disciplina.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Oportunidades y retos de la industria Fintech para la inclusión financiera - Asobancaria

Edición 1027 | Oportunidades y retos de la Industria Fintech para la Inclusión Financiera

El uso de las tecnologías genera eficiencias en la industria financiera y particularmente facilita el acceso a los servicios financieros. Es primordial el aprovechamiento y mejoramiento de la tecnología existente para la prestación de los servicios financieros, así como el desarrollo de la innovación en esta industria.

Para que la innovación en el mercado financiero sea exitosa, en particular la innovación en pagos electrónicos, es fundamental que la tecnología utilizada sea escalable, que el modelo de negocio sea sostenible y que el desarrollo sea adaptable en varios mercados o segmentos de estos.

En los últimos años las Financial technologies (Fintech) han rediseñado la industria y han ofrecido alternativas eficientes a requerimientos específicos del mercado, retando en innovación, eficiencia y competitividad a los actores tradicionales, logrando ofrecer productos y servicios más rápidos, eficientes y accesibles.

La disminución en costos de procesamiento, almacenamiento y operación y las nuevas formas de determinar la identidad o la capacidad de crédito de los clientes son características claves que han permitido a las Fintech contribuir a los propósitos de inclusión financiera de cada país.

La coinnovación, entendida como la colaboración e inversión en Fintech, es necesaria para que los bancos agilicen sus estructuras y desarrollen una cultura empresarial de atención integral a las necesidades de sus clientes. El sector financiero y el Gobierno Nacional deben aunar esfuerzos para mejorar el porcentaje de inversión en innovación en el país y fomentar iniciativas particulares que permitan el desarrollo de las Fintech en Colombia.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1026 | Perspectivas económicas 2016 – 2017

Aunque hasta el mes de marzo se conocerá cuánto creció la economía colombiana en 2015, los estimativos realizados al interior de Asobancaria apuntan a que el PIB creció 2,9% real. Los sectores con mayor dinamismo habrían sido construcción, comercio y establecimientos financieros, actividades que muy probablemente crecieron por encima del 4,0%.

Con base en los resultados del modelo de consistencia de Asobancaria y los análisis realizados respecto al panorama macroeconómico para este y el próximo año, los nuevos estimativos nos hablan de un crecimiento de 2,6% para 2016, con un repunte en 2017 hacia niveles de 3,7%. La incertidumbre sobre la cotización de los precios del petróleo, la reducción de las inversiones en el sector petrolero, el estrecho margen fiscal del gobierno por cuenta de la disminución de la renta petrolera, los incrementos en las tasas de interés y la continuidad e intensidad del fenómeno de “El Niño” durante la primera parte de 2016 se constituyen como los principales factores de ajuste en la dinámica interna.

La reapertura de la Refinería de Ecopetrol, el PIPE 2.0, las inversiones en los proyectos 4G y una mejor posición competitiva por cuenta de la devaluación del tipo de cambio para los bienes no tradicionales mitigarán en buena parte una mayor desaceleración del crecimiento del PIB durante este año. El efecto conjunto de estos aspectos positivos evitará que la economía crezca por debajo de 2.0% en 2016.

En Asobancaria esperamos que en 2017 el PIB se dinamice, pero con ritmos de crecimiento aún por debajo del potencial. La aceleración en las inversiones 4G, la continuidad del PIPE 2.0, un ambiente de menores presiones en las tasas de interés y una recuperación moderada de la economía de Estados Unidos y de los precios de los commodities apoyaran dicha reactivación.

Los años 2016 y 2017 no serán años fáciles, serán años de enormes retos en materia económica y social, pero de la asertividad de las políticas y de su exitosa ejecución dependerá el porvenir y el bienestar de los próximos años.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1025 | RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD PARA LA TEMPORADA DE FIN DE AÑO: EL MEJOR REGALO PARA ESTA NAVIDAD

Le damos nuevamente la bienvenida a la Navidad, una época en la que se suelen sobre estimular las necesidades de consumo. Sin embargo, el esperado comportamiento de la economía a través del incremento en las ventas del comercio de final de año, impulsado por los ingresos adicionales que perciben los trabajadores en diciembre, representa para las entidades bancarias y autoridades policiales retos en cuestión de prevención y mitigación de fraudes y delitos, al igual que mayores esfuerzos para combatir a la criminalidad.

La Asociación hace un llamado a la ciudadanía para que sea consciente de los riesgos asociados a una elevada utilización de dinero en efectivo y a que interioricen las vulnerabilidades y riesgos derivados de la utilización de este medio de pago en grandes cantidades.

Es importante sensibilizar a los ciudadanos sobre la complejidad que implica la temporada de diciembre en relación con la seguridad ciudadana, al igual que hacer énfasis en las recomendaciones que los usuarios y clientes de las entidades bancarias deben tener presentes al momento de realizar sus transacciones financieras.

La Policía Nacional, Asobancaria y las entidades financieras han diseñado planes especiales para la época y han ampliado sus esfuerzos para mejorar la prevención de los fraudes financieros y para socializar con los clientes las recomendaciones y cuidados especiales que deben tener en el uso de cualquier medio de pago y, por esta vía, contribuir con el mejoramiento de la seguridad en los hábitos transaccionales.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1024 | COBERTURAS CAMBIARIAS: ALIADAS DE LOS EMPRESARIOS EN LA MITIGACIÓN DEL RIESGO CAMBIARIO

Las expectativas sobre la liquidez mundial en los mercados financieros, la nueva realidad en los precios del crudo y la incertidumbre internacional asociada al crecimiento de China y a los términos de intercambio, derivaron en una elevada depreciación el tipo de cambio y exacerbaron su volatilidad, lo que ha terminado afectando el desempeño del sector real y muchas de las decisiones de inversión.

Cuando una firma se encuentra endeudada en moneda extranjera pero sus obligaciones suman la misma cuantía a sus ingresos por exportaciones, los efectos de la variación de la tasa de cambio (TC) suelen ser mínimos en la medida en que, en este caso, existe una especie de cobertura natural ante el riesgo cambiario. El problema auténtico de las variaciones en la TC proviene de la ausencia de mecanismos de cobertura y de los descalces cambiarios (diferencia entre sus activos y pasivos denominados en moneda extranjera) asociados a las volatilidades. Resulta imperativo para las firmas que presentan descalces cambiarios mitigar este tipo de riesgos y estabilizar los resultados de su balance mediante las herramientas que brindan los derivados financieros.

Las firmas cuentan con al menos tres instrumentos derivados para mitigar los riesgos cambiarios: i) los forwards, ii) los swaps de divisas y iii) las opciones. Dada la funcionalidad que tienen las coberturas cambiarias como herramienta para mitigar los riesgos de esta naturaleza, es importante que el sector real conozca estos mecanismos y evalúe la conveniencia de utilizarlos como una forma de garantizar la estabilidad en materia cambiaria, escenario que es a todas luces deseable y oportuno para el sector empresarial.

Pese a que la Asociación aplaude las recientes decisiones del Banco de la República para profundizar el desarrollo del mercado cambiario, llama la atención sobre los grandes retos que las empresas, en particular las Mipymes, aún tienen en materia de conocimiento y uso de los mecanismos de cobertura. La mayor profundización del mercado de derivados y la mayor educación financiera serán sin duda claves para promover el uso de estas herramientas y suavizar con ello los choques adversos asociados a la volatilidad del TC.

DESCARGAR PDF COMPLETO