Edición 870 | La nueva política de vivienda

En materia de vivienda el Gobierno lanzó recientemente dos medidas: en primer lugar, el programa de construcción de las cien mil viviendas de interés prioritario –VIP- que entregará de forma gratuita y, en segundo lugar, la reactivación del subsidio a la tasa de interés para los hogares que adquieran viviendas VIP o de interés social –VIS-. En conjunto la inversión se estima en $5.4 billones, cifra sin precedentes para el sector.

La primera de estas medidas dirigida a proveer de vivienda formal a la población más necesitada (desplazada, vinculada a programas sociales del Gobierno como Red Unidos y SISBEN y afectada por desastres naturales o calamidades públicas o que habiten en zonas de alto riesgo no mitigable), busca articular la participación del sector público -a través del aporte de lotes de los entes territoriales- y del privado -a través de la construcción de las viviendas-. Teniendo en cuenta que el propósito del Gobierno es pagar únicamente contra viviendas entregadas, resulta fundamental el papel de los bancos para financiar a los constructores y el aporte de la experiencia y procedimientos del sector privado, en el que recae en últimas el riesgo de un incumplimiento.

La segunda, el subsidio a la tasa de interés, corresponde a la reactivación de una medida que en el pasado ya probó ser exitosa y que busca facilitar, a los hogares que pueden endeudarse, el cierre financiero a través de una menor cuota del crédito. En esta ocasión se concentrará en los hogares que adquieran viviendas VIP o VIS, con ingresos inferiores a 8 salarios mínimos mensuales y que no sean propietarios de vivienda.

A partir de 2009 los indicadores del sector crecieron de forma importante, alcanzando cifras históricas en ventas, licencias, iniciaciones y desembolsos de crédito, que hoy se reflejan en el buen desempeño del PIB sectorial. Sin embargo, aunque los niveles de hoy aún son altos, desde finales de 2011 se registra una desaceleración y las ventas ya empiezan a decrecer.

En este escenario, la reactivación del subsidio a la tasa de interés es importante para impulsar la demanda y dinamizar de nuevo el sector. Por su parte, con la ejecución del programa de las cien mil viviendas VIP se espera superar uno de los principales escollos del sector que es la provisión de suelo urbanizado, fomentando el desarrollo de vivienda formal con el consecuente impacto en el empleo y los sectores relacionados con la construcción de vivienda.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 869 | Colombia como enlace de mercados y creador de nuevos negocios

En los últimos años se ha registrado un incremento vertiginoso de la inversión en Colombia. Según el Wall Street Journal, hasta hace poco, la mayoría de los inversionistas que buscaba inyectar dinero en América Latina sólo consideraba dentro de sus opciones a países como Brasil, México y Chile. Hoy en día, Colombia se ha constituido como una alternativa competitiva.

En efecto, recientemente se ha observado un proceso de internacionalización de los agentes del mercado de valores. Éste se ha materializado tanto en la incursión de entidades extranjeras en el mercado local, como en el fortalecimiento de la presencia del sector bancario local en mercados externos.

En los dos últimos años, tanto el gobierno como los intermediarios del mercado de valores han adelantado iniciativas para contribuir al desarrollo del mercado y lograr que Colombia se posesione como destino financiero en la región. Entre éstas se destaca el Mercado Integrado Latinoamericano (MILA), la profesionalización del mercado de valores, el nuevo esquema para la formación del IBR y el desarrollo de nuevos derivados estandarizados sobre inflación, COLCAP e IBR.

Por su parte, la hoja de ruta del mercado de capitales se ha constituido en uno de los pilares del Plan Nacional de Desarrollo del gobierno del Presidente Santos. Sin embargo, temas como la necesidad de implementar reformas en los mercados de renta fija y variable, no muestran avances significativos. Con ellas, se busca que éstos se consoliden como fuentes eficientes de financiación y como vehículos de demanda.

Adicionalmente, existen otros aspectos de la regulación donde es preciso adoptar acciones inmediatas, entre éstos, el proceso de convergencia a Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), la reforma tributaria y la nueva regulación sobre proveeduria de precios.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 868 | ¿El nuevo régimen de regalías puede contribuir a enriquecernos?

La extracción de recursos naturales (RN) en Colombia durante las últimas dos décadas tendió a empobrecer al ciudadano promedio, en lugar de enriquecerlo. Este resultado se debió a que las rentas derivadas de la explotación de los RN no fueron invertidas en la proporción debida en la acumulación de capital físico y humano, para reemplazar la riqueza natural perdida. Una parte importante del problema se explica porque las fallas institucionales del anterior esquema de distribución y asignación de las regalías le impidieron encauzarlas a estos propósitos. Con el fin de evitar el despilfarro de estos recursos se creó el sistema general de regalías (SGR), mediante un Acto Legislativo que lo introdujo en la Constitución. En contraste con el régimen anterior, el SGR está en capacidad de canalizarlas a mejorar la capacidad productiva en las entidades territoriales. Aunque la creación del SGR tiene las mejores intenciones, su implementación resultó compleja por la cantidad de nuevas instituciones que hay que poner en marcha: la Comisión Rectora, los OCAD y los cuatro nuevos fondos. Se logró el fin de proteger los recursos, pero se incurrió en el costo de frenar su ejecución.

La parálisis en la ejecución ha tenido repercusiones tanto sobre la inversión en la infraestructura regional, como sobre la liquidez en el mercado monetario. Debido a que la estructuración, selección y priorización de los proyectos de inversión a financiar con las regalías toma tiempo, el GN no pudo girar con suficiente celeridad, como en años anteriores, el dinero correspondiente. Estos fondos contribuyeron a generarle un superávit de caja mayor que en el pasado, que el GN mantiene depositado en el BR. Este ha sido un factor que ha contribuido a desacelerar la base monetaria y los otros agregados. Debido a ello, la liquidez ha escaseado en el mercado monetario, con la consecuencia de que las tasas de interés de corto plazo han seguido con rezago a la de la política monetaria. Para asegurar el adecuado funcionamiento del mecanismo de transmisión de esta política, conviene tener en cuenta este problema.

Al carecer de esta importante fuente de recursos, las ET invirtieron poco en infraestructura, lo cual paralizó las obras civiles en el primer semestre. Este factor ayudó a frenar la actividad económica.

Con el fin de poder implementar con agilidad estrategias fiscales y monetarias contra-cíclicas, es necesario asegurar que el SGR funcione pronto de la mejor manera. Sobre todo porque si no funciona, para modificar su arquitectura institucional se requiere otro Acto Legislativo y para cambiar su organización y funcionamiento, una Ley ordinaria. Y ambos procedimientos son engorrosos.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 867 | Una nueva relación de solvencia para la banca colombiana

El pasado 24 de agosto el Gobierno Nacional expidió el Decreto 1771 de 2012, por medio del cual se adoptan las medidas para fortalecer el capital de los establecimientos de crédito. La medida mantiene en 9% el nivel mínimo de solvencia e introduce una nueva medición de solvencia básica del 4,5%, que debe cumplir el Patrimonio Básico Ordinario (PBO), conformado por instrumentos con la más alta capacidad de absorción de pérdidas.

La norma prevé un plazo de transición de un año. No obstante, cada establecimiento de crédito deberá presentar con anterioridad al 31 de enero de 2013 a la Superintendencia Financiera de Colombia –SFC– para su aprobación, el plan de acción que se implementará para cumplir con la nueva reglamentación.

De acuerdo con los cálculos efectuados por Asobancaria, los bancos deben adicionar recursos por un monto estimado de $296.695 millones de pesos, con el fin de cumplir con el nivel mínimo de solvencia. Por otra parte, si los establecimientos de crédito desean mantener el nivel de solvencia a diciembre de 2011, deben incrementar su capital en $5,9 billones de pesos. Este es el monto total de recursos que la norma estaría retirando de la relación de solvencia de las entidades. En términos de la relación de solvencia, los bancos pasarán aproximadamente de tener una razón de 14,2% a 12,2%. En este sentido, es posible afirmar que el sector bancario en Colombia cuenta tanto con la cantidad como con la calidad de capital necesarias para su normal funcionamiento.

Es probable que debido a esta medida, en el futuro se observe un posible cambio en la rentabilidad del negocio, que favorecería a los bancos que operan en Colombia comparados con los que lo hacen en los países desarrollados. Mientras que en Colombia el ajuste en la calidad del capital no tendrá un efecto grande sobre su rentabilidad, en los países más avanzados, la necesidad de aumentar y mejorar la calidad del capital, eventualmente reducirá de manera apreciable su capacidad de generar ganancias.

Estamos frente a una modificación estructural del mercado que exige, por una parte, un cambio en el comportamiento tanto de los intermediarios financieros como de los usuarios. Y requiere, por otra parte, que la equidad regulatoria sea considerada como el pilar de estas iniciativas.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO