La Banca, un aliado incondicional en el postconflicto