Edición 1086| Discurso de Instalación: VIII Congreso de Acceso a Servicios Financieros y Medios de Pago

Por: Santiago Castro Gómez – Cali, 20 y 21 de abril de 2017

• La revolución digital y las nuevas tecnologías están desplazando la dinámica tradicional de la banca orientada a productos hacía una lógica enfocada en el consumidor y sus necesidades.

• La revolución digital ha conducido a cambios de paradigmas sin precedentes en la sociedad. Reflejo de ello son las nuevas generaciones, como los millennials, nativos digitales, nacidos en la era del Internet, quienes exigen una experiencia diferente como usuarios.

• Las nuevas tecnologías prometen transformar las reglas del juego, modificando la manera como hoy concebimos el negocio de los bancos. En el proceso disruptivo, la banca debe encontrar la mejor manera de innovar y adaptarse a las necesidades futuras, así como consolidar rápidamente las últimas innovaciones tecnológicas a sus modelos de negocio y de servicio.

• Las entidades financieras colombianas han incorporado en las últimas décadas la innovación tecnológica en la ampliación de la oferta de servicios financieros. En los últimos años se han desarrollado de manera exitosa canales virtuales, productos y servicios como internet, telefonía móvil, pagos automáticos, billeteras electrónicas, tarjetas con tecnología NFC y créditos de bajo monto, entre otros.

• En Colombia, las nuevas herramientas de la banca digital han contribuido de manera significativa al aumento de los niveles de inclusión financiera de la población. Sin embargo, debemos reconocer que aún falta camino por recorrer, tanto en acceso como en uso del sistema financiero. Para esto, será esencial la integración de nuevas tecnologías en los actuales modelos de negocio de los bancos.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1085| Corrupción, uno de nuestros grandes flagelos…

• Distintas evaluaciones internacionales señalan que Colombia presenta puntajes en la lucha contra la corrupción por debajo del promedio mundial y de sus pares de la Alianza del Pacífico, aunque relativamente similares al promedio de América Latina. Estos resultados, que se han mantenido relativamente estables en los últimos lustros, reflejan el avance potencial en materia de lucha contra este flagelo.

• La corrupción no es solamente un flagelo que afecta el sector público, es trasversal a la economía y tiene efectos altamente nefastos en el sector privado. Luce apremiante para Colombia avanzar en materia de fortaleza institucional, una de las dimensiones que más le ha restado capacidad competitiva y eficiencia al país en la última década. Este hecho, persistentemente reiterado por las evaluaciones internacionales durante los últimos años, impacta sin duda la consecución de mayores niveles de crecimiento y desarrollo económico.

• Si bien algunas estimaciones realizadas por el Fondo Monetario Internacional señalan que el costo de la corrupción a nivel mundial representa alrededor del 2% del PIB global, en Colombia los costos parecen ser más elevados. De acuerdo con diversas estimaciones, dichos costos superarían en Colombia el 4% o 5% del PIB.

• A pesar de los avances en materia normativa y sancionatoria, varios resultados que evalúan la lucha contra la corrupción en Colombia continúan siendo preocupantes. Aún no se registran mejoras significativas en los indicadores y continúan visibilizándose notorios problemas a nivel local.

• No solo nos urgen como país aquellas grandes reformas en materia pensional, de educación y salud, tan necesarias para seguir avanzando en materia de desarrollo, justicia y equidad, nos urge también como país una reforma a la moral y a la ética en ciertos segmentos de la esfera pública y privada. Se requiere mayor inversión en la consolidación de la ética y los valores como herramientas que aseguren conductas lícitas de particulares y funcionarios públicos en el desempeño de sus funciones. Solo así podremos cimentar acuerdos colectivos que permitan dinamizar nuestro tránsito hacia unos mejores estándares en materia económica y social.

 DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1084| Blockchain: mirando más allá del Bitcoin

shutterstock_383987161

• Durante los últimos años, el término Blockchain ha ganado popularidad como una de las nuevas tecnologías con mayor poder para transformar la forma en que el sistema financiero ofrece productos y servicios a través de mejoras tanto en procesos operativos (back-office) como en interfaces y nuevas formas de interacción con el cliente (frontoffice).

• El Blockchain o cadena de bloques es un registro público de transacciones que se mantiene mediante una red distribuida de computadores, que no requiere respaldo de ninguna autoridad central o una tercera parte y que ofrece un esquema transaccional libre de intermediarios, gracias al uso de algoritmos criptográficos. Esta tecnología, que va más allá de las criptomonedas, promete transformar la forma en que se intercambia valor. La agilidad y seguridad al administrar la identidad de los actores en la red, rastrear los activos intercambiados y la facilidad con la que se puede llevar a cabo el control y verificación de los contratos, plantea una disminución fundamental de costos y una reducción sustancial de la incertidumbre en las transacciones.

• Entre las principales áreas en las que el Blockchain puede incursionar en el sistema financiero se destacan los medios de pago, los mercados de capitales e inversión y los procesos de cumplimiento. La aplicación de esta tecnología en estas áreas se reflejará sin duda en una oferta de productos de ahorro, crédito e inversión más amplia.

• Lograr el uso generalizado de Blockchain en todas las industrias, en especial la financiera, requiere del trabajo conjunto de bancos, empresas, innovadores y reguladores. Esto permitirá el levantamiento de las barreras tecnológicas, operativas y comerciales que se han identificado, así como la conclusión de discusiones jurídicas en torno al tema.

 DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1083| Discurso de Apertura: 1 er Congreso de Sostenibilidad

red-25-istock-510692668

 

• En la Cumbre para el Desarrollo Sostenible que se llevó a cabo en septiembre de 2015, los Estados Miembro de la Organización de Naciones Unidas aprobaron la Agenda 2030, que incluye un conjunto de 17 Objetivos para, entre otros, poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia y hacer frente al cambio climático.

• En el contexto local, el Plan Nacional de Desarrollo 2014 – 2018 “Todos por un nuevo país” incorporó dentro sus lineamientos varios de estos objetivos. Algunos de ellos son: Colombia equitativa y sin pobreza extrema, Colombia la más educada, Crecimiento verde y Seguridad, justicia y democracia para la construcción de paz.

• Dentro del Plan Estratégico de Asobancaria se definen tres objetivos misionales: (i) confianza, (ii) sostenibilidad y (iii) competitividad. A partir de estos tres ejes estratégicos se reafirma el compromiso con el fortalecimiento del sector financiero y con la promoción de mejores prácticas en la actividad bancaria, de manera que cada vez se genere mayor valor a nuestros grupos de interés y se cumpla con la expectativa que se tiene de nuestro actuar.

• La banca reconoce que la sostenibilidad se integra en torno a prácticas globales que garantizan un crecimiento inclusivo y ambientalmente responsable. Hoy, la necesidad de medir los impactos que las industrias generan con sus actividades sobre el medio ambiente y la sociedad empieza a cobrar mayor relevancia.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1082 | Títulos valores electrónicos: una innovación necesaria en el país

shutterstock_384628642

• El avance tecnológico iniciado en la última mitad del siglo XX ha transformado rápidamente la forma de hacer negocios. Con este nuevo ecosistema, que permea todo nuestro entorno, el papel del derecho resulta determinante, convirtiéndose en un presupuesto fundamental para el desarrollo organizado de los mismos. En nuestro país, el legislador y el Gobierno Nacional fueron conscientes de la importancia de incluir normas a este respecto, propósito que se materializó, entre otros, con las leyes 527 de 1999, 964 de 2005, 1231 de 2012, 1753 de 2015 y los decretos 2242 de 2015 y 1349 de 2016. No obstante la juiciosa labor realizada por las distintas ramas del poder público, ha quedado el interrogante de si los títulos valores electrónicos poseen los mismos reconocimientos, principios y atributos de los que gozan aquellos soportados en físico.

• Durante los últimos 25 años, la CNUDMI (Comisión de Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional) ha dado cumplimiento a su misión de fomentar la armonización y unificación del derecho mercantil internacional frente a las nuevas tecnologías, con el propósito de eliminar obstáculos innecesarios, ocasionados por el derecho interno de los diferentes Estados, lo cual afecta en gran medida el desarrollo del comercio internacional. Pese a que en algunos sectores existe prevención frente a los documentos electrónicos y los derechos que de ellos se desprenden, hoy en el país el Gobierno Nacional, la autoridad legislativa y la judicial les reconocen plena validez jurídica y probatoria.

• El legislador colombiano ha expedido importantes normas posteriores al Código de Comercio de 1971 que permiten soportar legalmente la existencia, circulación y ejecución de los títulos valores electrónicos, facilitando que los requisitos consagrados de manera general se cumplan satisfactoriamente en un mensaje de datos, o utilizando la anotación en cuenta o el registro de factura electrónica título valor, según la operación de que se trate.

• Con ocasión del auge de la tecnología en el mundo de los negocios, se cuenta con experiencias internacionales de normatividad que brindan plena seguridad en la circulación y ejecución del derecho incorporado en los títulos valores electrónicos.

• Las Mipymes en Colombia se enfrentan a diferentes barreras que limitan su acceso al crédito; en este escenario, el factoring mediante títulos valores electrónicos se presenta como una herramienta eficaz que pretende mejorar el acceso al financiamiento y a la promoción de la inversión. No obstante, si bien los títulos valores electrónicos son reconocidos hoy por su eficacia jurídica y su valor probatorio, sería conveniente, más no imperativo, que las disposiciones legales y reglamentarias que sobre la materia se vienen dando, resuelvan las inquietudes de carácter legal y operativo que algunos sectores aún poseen, en aras de lograr un mayor impacto y una importante expansión y desarrollo de la liquidez de nuestra economía.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1081 | Las transferencias electrónicas: un sustituto perfecto para muchas de las transacciones económicas que se hacen en efectivo

shutterstock_387005494

• Los desarrollos tecnológicos han permitido grandes avances en los medios de pago. En efecto, el diseño e implementación de nuevas herramientas han venido desplazando el uso de instrumentos físicos que en su momento fueron utilizados masivamente para realizar muchas de las transacciones de los agentes económicos, como es el caso del cheque.

• El uso de tarjetas débito y crédito se ha extendido, en especial para realizar compras en establecimientos de comercio o realizar pagos cotidianos como el transporte. Por su parte, las transferencias electrónicas se han posicionado como una herramienta ideal para efectuar pagos masivos como la nómina, proveedores y subsidios. Sin embargo, la utilización de estas últimas aún tiene un gran potencial de crecimiento en Colombia, en especial para los pagos realizados por empresas de pequeño y mediano tamaño (Pymes) y por personas naturales.

• A pesar de las ventajas de las transferencias electrónicas, su utilización todavía es baja, particularmente a nivel de empresas y personas. Aún pese al esfuerzo del gobierno y la banca colombiana por impulsar este instrumento de pago, existen algunas consideraciones por las cuales las personas o empresas deciden no utilizar este mecanismo transaccional.

• El sistema financiero continuará trabajando en herramientas, esquemas y estrategias que ayuden a materializar las potencialidades inherentes al uso de las transferencias electrónicas, una potente herramienta que contribuirá a dinamizar y modernizar el ecosistema de pagos.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1080 | Shadow Banking en Colombia

El Shadow Banking o “la Banca en la sombra”, se refiere al sistema de intermediación del crédito que ofrecen entidades financieras en condiciones similares a las de la banca (transformando la calidad, madurez y liquidez del crédito) pero sin las garantías que provee el Estado (seguros de depósitos o prestamistas de última instancia) y, por lo general, con una regulación más laxa que la que rige a las entidades bancarias. Si bien todavía es un concepto en construcción, en su versión más amplia el Financial Stability Board (FSB) lo define como el crédito intermediado que involucra entidades y actividades por fuera del sistema financiero tradicional.

DESCARGAR PDF COMPLETO

 

Edición 1079 | El mercado de vivienda continúa impulsando la economía

a

La economía colombiana se expandió a una tasa de 2,0% en 2016, configurando el desempeño económico menos favorable desde la Crisis Financiera Internacional de 2008-2009. No obstante, resultó ser un año récord en materia de ventas de vivienda nueva, desembolsos de créditos hipotecarios y operaciones de leasing habitacional y cartera de vivienda.

• La buena dinámica del sector vivienda estuvo sustentada en cuatro programas gubernamentales de subsidio a la compra que, si bien se ejecutaron por debajo de los cupos asignados, soportaron las decisiones de compra de los hogares, especialmente en segmentos de la población de menores ingresos. En efecto, se hicieron los desembolsos de vivienda más cuantiosos del último lustro, distribuyéndose cerca de $3,8 billones en más de 75.000 créditos.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

 

Edición 1078| Protocolo Verde: cinco años gestionando la estrategia ambiental en la banca colombiana

  • La firma del Protocolo Verde es la respuesta del Sector Financiero a una necesidad evidente a nivel nacional e internacional de hacerle frente al cambio climático y combatir sus efectos económicos, ambientales y sociales.
  • En el contexto de iniciativas como la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que buscan una solución conjunta y progresiva a nivel internacional para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, acuerdos como el Protocolo Verde constituyen los primeros pasos hacia una solución colectiva y progresiva para la mitigación de esta problemática. Así, este acuerdo representa un avance significativo frente a los retos de financiamiento climático, análisis de riesgos ambientales y sociales, identificación y gestión de los impactos ambientales del sector y la adopción de buenas prácticas ambientales.
  • Con el objetivo de alcanzar la meta de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 20%, compromiso asumido por el Gobierno Nacional en el marco de la COP 21, el Protocolo Verde fue presentado como uno de los vehículos mediante el cual se espera articular a los distintos sectores y priorizar la inversión en el desarrollo de proyectos que apunten al cumplimiento de dicha meta.
  • Según el Informe de Sostenibilidad 2015 de Asobancaria, con 27 entidades financieras reportando, se logró identificar la colocación de recursos por aproximadamente $1.2 billones de pesos en proyectos con beneficios ambientales y sociales. De la misma manera, se identificó que $8.2 billones de pesos de la cartera desembolsada por estas entidades contó con un análisis de criterios de riesgos ambientales y sociales.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 1077 | Estándares de Basilea III para el mercado de derivados

Economical stock market graph

Los derivados financieros son instrumentos vinculados directamente a activos específicos, de cuyo comportamiento proviene su valor. Estos se conocen como subyacentes y abarcan una gran variedad de activos, desde bonos y acciones hasta commodities, índices y divisas. Debido al potencial que ofrecen los derivados para cubrir riesgos asociados a las fluctuaciones de las tasas de interés y la tasa de cambio, estos instrumentos son parte fundamental en el correcto funcionamiento del sistema financiero.

• Luego de la crisis económica y financiera de 2008, la percepción del público en general frente a los derivados financieros se ha tornado negativa. Lo anterior obedece en cierta medida a que este tipo de instrumentos, específicamente los Credit Default Swaps (CDS), fueron uno de los mecanismos a través de los cuales el sistema financiero estadounidense se contagió de los activos tóxicos que algunos bancos tenían dentro de sus balances. Sin embargo, fue la inadecuada gestión de riesgos de estos instrumentos lo que contribuyó a la crisis, mas no los instrumentos derivados per se.

• Las grandes pérdidas que originaron las operaciones de derivados en 2008, se ocasionaron en mayor medida por el deterioro de la calidad crediticia de las entidades, mientras que solamente una tercera parte de las pérdidas correspondió a impagos de las operaciones. Esta realidad exigió que los entes reguladores y académicos miraran más allá de los enfoques tradicionales utilizados anteriormente para la medición de los riesgos de mercado y de crédito.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

 

Page 1 of 4312345...102030...Last »