¿Quién pierde y quién gana con el aumento del precio del dólar en Colombia?

Calcular la equivalencia entre el peso colombiano y la moneda estadounidense únicamente multiplicando por dos ya es historia ‘patria’. Ahora, el panorama es totalmente distinto. Saber Más, Ser Más le cuenta cómo afecta positiva y negativamente el alza del dólar a diferentes sectores de la economía del país.

Si usted era de los colombianos que viajaba constantemente a Estados Unidos porque le parecía que costaba igual o casi lo mismo que visitar Cartagena, seguramente ha sido testigo del cambio radical que ha desencadenado la subida del dólar. Empezando por el aumento de precio de los tiquetes aéreos, hoteles, el servicio de renta de automóvil y ni qué decir de los bienes y servicios adquiridos en la divisa estadounidense una vez se realiza el cambio a pesos colombianos.

También lo habrá podido vivir cada vez que hace mercado o visita un centro comercial, al acercarse y ver la etiqueta del precio del producto que desea comprar, más elevado del que acostumbra pagar, en especial si es un electrodoméstico o un aparato de tecnología. Todo esto sucede bajo el mismo argumento: Después de que la equivalencia entre nuestra moneda y el dólar permaneciera ocho años consecutivos por debajo de los $1.800 pesos, en tan solo 24 meses ha subido más de un 60 por ciento, quedando por encima de los $3.200 pesos, lo que convierte al peso colombiano en una de las monedas más devaluadas del mundo.

Esta ‘disparada’ del dólar, aunque también afecta a los importadores de materias primas y vehículos, ya que la tasa de cambio es muy alta, y al Gobierno que tiene que pagar la deuda externa, tiene a otros celebrando día tras día. ¿De quiénes se trata? Principalmente de los exportadores de productos colombianos, quienes reciben más dinero o pueden competir más agresivamente por los mercados de bienes y servicios en el extranjero.

A esta ovación se unen el sector turismo debido a que los extranjeros que pisan tierra colombiana, reciben más pesos para gastar durante su estadía en el país. De la misma forma los altos precios de viajar al extranjero fomentan el turismo nacional.

 

Entonces, ¿quiénes ganan y pierden?

Ganan Pierden  Empata
Industrias exportadoras:Reciben más dinero sin aumentar sus precios.

Sector turismo: Precios competitivos para extranjeros y la mejor opción para los nacionales.

Remesas: Menos gastos para quien envía, o bien más dinero para quien recibe.

Sector agropecuario: El alto costo de los productos importados hace más competitivos los nacionales.

Importadores: Precios menos competitivos que los de la industria nacional.

Consumidores: Los precios de los productos importados como bebidas, ropa, vehículos, alimentos y piezas de automóviles aumentarán.

Gobierno nacional: Un dólar caro compensa en parte la caída del precio internacional del petróleo. Adicionalmente, el Gobierno nacional afirma que este cambio favorecerá las exportaciones no tradicionales y ayudará a los productores nacionales frente a la competencia de productos importados.

 

Algo que es indiscutible es que debido a esta alza, que ha generado odios y amores al tiempo, se ha afectado negativamente el consumo interno del país, básicamente porque con el mismo dinero ya no se puede comprar la misma cantidad de productos y la falta de competitividad de los productos importados hace que los precios de los productores nacionales no se vean tan tentados a disminuir.