Edición 1117| El desafío público-privado frente a las finanzas personales

• Colombia ahora cuenta con una estrategia nacional en educación económica y financiera, lo que permitirá mejorar la articulación de los distintos actores y sectores en torno a la promoción de acciones que fortalezcan las habilidades de los consumidores financieros a la hora de gestionar los recursos. Resulta fundamental que dicha estrategia, tal y como se ha hecho en múltiples frentes, recoja las experiencias y lecciones aprendidas de las distintas entidades del sistema financiero.

• Asobancaria, junto con sus agremiados, ha desarrollado distintos proyectos que pueden complementar o impulsar la estrategia nacional. Programas como “Saber Más Contigo” para la población activa, “Saber Más Empresarios” para los microempresarios y la estrategia “Avanzar, Construir, Prosperar” diseñada para población vulnerable, se han convertido en estrategias fundamentales en este proceso. Todas estas iniciativas han sido desarrolladas junto con aliados públicos y privados.

• Las entidades financieras no han escatimado esfuerzos en pro del fortalecimiento de los programa de Educación Financiera (EF). En particular, a lo largo de 2016 se duplicó el alcance de personas instruidas a nivel presencial, en la mayoría de los casos usando una metodología pedagógica avalada por un organismo internacional, que incluyó el uso de portales web, redes sociales y medios masivos (TV, radio o prensa nacional).

• Si bien continuar incrementando la cobertura es una tarea importante, resulta también fundamental seguir mejorando la eficiencia de las actividades con base en las recomendaciones de los centros de estudio e innovación. Además, es necesario enfatizar la pertinencia que tiene evaluar el impacto de nuestras actividades y programas con el fin de conocer los verdaderos resultados de dichas iniciativas. Todo esto nos permitirá, como país, dar pasos firmes en el propósito de mejorar los hábitos financieros personales y familiares, consiguiendo así reducir las brechas sociales y mejorar la calidad de vida de los colombianos.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Prevención del fraude y seguridad

Para esta edición se otorgaron herramientas no solo para comprender aspectos propios del fraude, sino para para anticiparse a las nuevas tendencias con el propósito de fortalecer las capacidades de respuesta con las que debe contar una organización para prevenir, detectar, y contrarrestar estas amenazas a tiempo. Debido a la celeridad con la que avanza la tecnología también cambian los riesgos y, por lo tanto, cada año hay nacientes modalidades y tipicidades de fraude que deben conocerse y aparecen nuevas herramientas o mejoras de las existentes, así como mecanismos o estrategias para enfrentarlas.

CONSULTAR MEMORIAS

Edición 1116| Discurso de instalación – 16° Congreso de Riesgo Financiero

Banner-Riesgo1014x-487-px 20 DE SEPT

• En el plano económico, 2017 ha sido uno de los años más complejos para la economía colombiana en el nuevo siglo. Sin embargo, a pesar de la desaceleración de la economía y del crédito, en esta oportunidad los indicadores de calidad de la cartera y sus niveles de cobertura no han sido afectados de manera considerable, un hecho que obedece, en parte, a la gestión de riesgo que realizan las entidades, adaptando sus políticas y procedimientos internos para responder a la nueva realidad macroeconómica.

• En lo que resta del año y durante 2018, el sistema financiero colombiano se enfrentará a grandes retos en materia de gestión de riesgos de cara tanto a la implementación de estándares internacionales como a importantes disposiciones normativas a nivel local: (i) la implementación de la NIIF 9, (ii) la convergencia e implementación de Basilea III en términos de capital y liquidez, (iii) el papel del sistema bancario en el marco del post-conflicto y sus implicaciones en materia de gestión de riesgos, (iv) los impactos negativos de la corrupción sobre la cartera colocada en los proyectos de infraestructura y el riesgo reputacional de las entidades financieras, y (v) los efectos de la participación de las Fintech en el sistema financiero y las necesidades regulatorias respectivas.

• Asobancaria quiere resaltar con gran entusiasmo que se haya abierto la puerta a la discusión acerca de la eliminación de la tasa de usura. Hemos señalado en repetidas ocasiones que la tasa de usura es un control de precios que ha restringido la competencia y obstaculizado la inclusión y la profundización financiera, excluyendo del sistema financiero colombiano a los segmentos poblacionales con mayores niveles de riesgo.

DESCARGAR PDF COMPLETO

Page 1 of 212