Edición 930 | El dilema entre la solidez y la eficiencia de la banca

Las entidades bancarias se enfrentan a una disyuntiva entre mantener unas mayores reservas de capital en su patrimonio para poder hacer frente a posibles situaciones de crisis o realizar una distribución de dividendos para sus accionistas. De esta manera, el banco debe buscar la mejor estrategia para maximizar su retorno sin poner en peligro su estabilidad.

En Estados Unidos y en los demás países industrializados la banca de inversión optó por una estrategia basada en un alto grado de apalancamiento para soportar el crecimiento del negocio. Esto combinado con las altas exposiciones en derivados, principalmente los llamados “activos tóxicos”, la cartera titularizada y el deterioro de las garantías, especialmente de la cartera hipotecaria, desencadenó una de las peores crisis financieras de la historia y llevó a que en el mundo se replanteara el marco de supervisión y regulación del sector financiero. La respuesta fue Basilea III.

Por el contrario, en Colombia la estrategia de negocio de la banca dista mucho de la observada en Estados Unidos, no solo por los bajos niveles de apalancamiento que históricamente se han registrado, sino también por la adecuada administración del portafolio de activos de las entidades, lo que hace que se tenga un modelo enfocado a generar un retorno, a través de una mayor rentabilidad de los activos. La preocupación mundial por la solidez del sector condujo a la expedición del Decreto 1771 de 2012, con el cual se establecieron nuevas condiciones para el cálculo del capital y por ende para el cálculo de la relación mínima de solvencia.

Cualquier medida que implique mayores requerimientos de capital representa para las entidades un trade off entre solidez y eficiencia. En efecto, la búsqueda de mayor solidez a través de este mecanismo genera, por un lado, una reducción de la oferta de crédito como consecuencia de la depuración de los instrumentos que computan dentro del capital, y por el otro, un menor apalancamiento y por tanto un menor retorno para los accionistas, el cual podría ser mitigado a través de los márgenes de intermediación.

Teniendo en cuenta lo anterior, en esta Semana se presenta un análisis de la solidez del sector a partir de las medidas adoptadas en pro de una banca más segura y estable, con el fin de determinar si existe algún en impacto en términos de la eficiencia del sector. Para ello, se realizará una revisión de las estrategias de la banca local frente a las estrategias observadas en las jurisdicciones donde se originó la crisis y se presentan dos ejercicios de estrés para constatar la capacidad del sector de hacer frente a una posible crisis como la ocurrida en 1999.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 929 | Corresponsales Bancarios: Servicios financieros al alcance de todos

En junio de 2006, la presencia de la banca en el país era de apenas el 72,4%. Preocupados por promover el acceso a los servicios financieros y acercarse más a sus clientes, la banca y el Gobierno Nacional crearon la posibilidad de prestar servicios financieros a través de corresponsales bancarios (CB). Efectivamente, con este medio se logró aumentar la cobertura y ofrecerle a la población la posibilidad de realizar operaciones financieras en la farmacia más cercana o con su tendero de confianza, ahorrando tiempo y dinero en desplazamientos hasta una oficina bancaria.

En junio de 2006, la presencia de la banca en el país era de apenas el 72,4%. Preocupados por promover el acceso a los servicios financieros y acercarse más a sus clientes, la banca y el Gobierno Nacional crearon la posibilidad de prestar servicios financieros a través de corresponsales bancarios (CB). Efectivamente, con este medio se logró aumentar la cobertura y ofrecerle a la población la posibilidad de realizar operaciones financieras en la farmacia más cercana o con su tendero de confianza, ahorrando tiempo y dinero en desplazamientos hasta una oficina bancaria.

En cuanto al uso y aceptación que se le ha dado a este canal, el número de transacciones en lo corrido del año, hasta septiembre, ascendió a 65,1 millones por un total de $14,3 billones de pesos.

Para poder alcanzar estas cifras fue necesario hacer más eficiente el funcionamiento de los corresponsales bancarios; en efecto, el modelo se ha ido adaptando a las distintas necesidades tanto de la oferta como de la demanda. En particular, se ha presentado una dinámica interesante en las estrategias de selección empleadas por los bancos, que ha permitido que se ponga en funcionamiento un mayor número de agentes en muy poco tiempo.

Dada la importancia de este canal y el potencial que tiene, se debe seguir trabajando en lograr una mayor cobertura de las zonas rurales del país, garantizar la permanencia de los agentes ya establecidos e incentivar su uso. En tal sentido, es deseable desarrollar, adicionalmente, la normatividad apropiada para que las entidades financieras puedan, a través de estos, vincular clientes mediante la apertura de cuentas o de productos del activo y con esto contribuir al objetivo común de aumentar la inclusión financiera en el país.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 928 | Evolución y retos del mercado de derivados en Colombia

En los últimos años los instrumentos derivados se han convertido en parte fundamental de la actividad económica y financiera mundial, debido a que estos le permiten a los agentes cubrirse frente a variaciones inesperadas de alguna variable relevante para su actividad. De esta forma, y por su importancia como herramientas de cobertura, el volumen negociado en los mercados internacionales de derivados se ha multiplicado por siete entre 2000 y 2013. Por su parte, en Colombia el mercado de derivados, tanto el estandarizado como el OTC, también ha presentado una tendencia creciente en los últimos años. No obstante, al comparar el volumen de negociación nacional con el de otros países latinoamericanos, observamos que todavía existe un importante potencial de desarrollo en el mercado local.

Al respecto, se han identificado varios factores que han sido determinantes en el desarrollo de los mercados de derivados de países como Estados Unidos, México o Brasil, los cuales vale la pena analizar ya que podrían ayudar a potenciar el fortalecimiento y mayor desarrollo de los mercados de derivados en Colombia. Entre estos factores se encuentra el entorno, la infraestructura, el desarrollo de mercados complementarios y el capital humano.

Analizando estos factores a nivel local se encontró que, a pesar de tener avances en varios frentes, es necesario que los esfuerzos confluyan hacia: (i) el mantenimiento de un marco macroeconómico estable, (ii) la existencia de un marco tributario que propenda por la neutralidad tributaria y que no genere sesgos sobre las decisiones de los inversionistas, (iii) que las cámaras de contrapartida central puedan compensar productos del mercado OTC y operaciones con clientes extranjeros, (iv) el aumento de los participantes y el fortalecimiento de la formación de precios en el mercado de contado, así como fomentar el uso y representatividad de las tasas de referencia de corto plazo en el mercado monetario, aspecto que potenciará la innovación de productos derivados, y (v) finalmente, es necesario que la academia o las entidades especializadas ofrezcan programas que profundicen el conocimiento de los productos derivados y sus beneficios.

De esta forma, la importancia que reviste el desarrollo de este mercado para todos los agentes de la economía genera la necesidad de que se diseñe una agenda de trabajo de mediano y largo plazo, en la cual los esfuerzos de los agentes públicos y privados sean coordinados a través de políticas macro de desarrollo y promoción de este mercado.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO