Edición 866 | ¿Qué tipo de banca tenemos?

Los establecimientos bancarios son un pilar fundamental para el desarrollo económico. En efecto, la canalización de recursos de agentes superavitarios hacia otros que los requieran, para la ejecución de proyectos, se constituye como la principal línea de negocio y fuente de valor en las entidades.

En Colombia, la industria bancaria se está transformando. La entrada de bancos latinoamericanos al mercado colombiano, la conversión de instituciones financieras locales no bancarias en establecimientos bancarios y la expansión de bancos locales hacia otros países de la región son hechos que demuestran el cambio de estructura del sector. Estos movimientos se explican en parte por las sólidas condiciones macroeconómicas, la baja profundización financiera y el mayor poder adquisitivo de la población.

A pesar de que la banca colombiana es diversa y universal, en cuanto a la cantidad y calidad de productos y servicios que se ofrecen en el mercado de crédito y captación, el segmento corporativo ha predominado. No obstante, en los últimos años el sector ha atendido más a la banca personal, situación que se evidencia tanto por el interés de la industria en implementar diferentes canales de prestación de servicio hacia personas, como por el ingreso de bancos pequeños en nichos enfocados en la modalidad de consumo. Al mismo tiempo que el segmento de microcrédito también se ha fortalecido con la incursión de nuevas entidades.

Con el fin de analizar con mayor detalle este fenómeno de expansión crediticia, en esta Semana Económica se presenta una descripción de la estructura del sistema bancario, y en especial de la composición de la cartera, los canales de prestación de servicio y la presencia geográfica de los bancos, entre otros aspectos. Finalmente, se realiza una revisión de los movimientos de la banca y de sus implicaciones para el desarrollo de la industria bancaria colombiana.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 865 | Nuevos horizontes tributarios: la reforma estructural y las inquietudes de la banca

El sector financiero juega un papel determinante dentro del régimen impositivo en Colombia, no solamente por ser uno de los sectores que más carga impositiva tiene, sino también por ser el encargado de efectuar el recaudo de todos los impuestos nacionales, en desarrollo de lo cual procesa y entrega toda la información a la administración tributaria nacional, para lo cual las entidades financieras han efectuado drásticas implementaciones operativas y tecnológicas a su interior. Es por este conocimiento del sistema impositivo, que el sector se considera como un actor idóneo para sugerir al Gobierno Nacional que busque desarrollar una Reforma Tributaria Estructural, que modifique tanto la reglamentación normativa de los impuestos como su administración.

Es claro que el sistema impositivo actual presenta serias deficiencias: es inequitativo, poco progresivo e ineficiente. No se deben escatimar esfuerzos para lograr un estatuto que vincule a todos los sectores de la economía, que genere un mejor y más efectivo recaudo y que además logre la estabilidad jurídica necesaria para atraer a la inversión extranjera.

En estas modificaciones deben tenerse en cuenta, por un lado, la implementación de las Normas Internacionales de Información Financiera, las cuales, dentro de sus muchos efectos, generan incompatibilidad entre la regulación contable y la tributaria, lo que implicará que los contribuyentes obligados a aplicarlas deban llevar para los mismos periodos diferentes contabilidades que cumplan tanto con la regulación en materia de impuestos como con las NIIF. Por otro lado se avecina la entrada en aplicación de la normativa FATCA (Foreign Account Tax Compliance Act) la cual obliga a efectuar retenciones del 30% de las operaciones efectuadas no solamente a las entidades financieras que no se adecuen a la norma, sino a los consumidores financieros cuando no permitan el suministro de información a las autoridades de los EEUU. Para poder cumplir con esta normativa se requieren modificaciones sustanciales, especialmente en materia de administración de datos personales, además de los costosos desarrollos tecnológicos y operativos que resulten necesarios para cumplir con la entrega de la información requerida dentro de la ejecución de FATCA.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 864 | ¿Conviene chequear la transmisión de la política monetaria?

La desaceleración de la actividad económica doméstica significa un retorno hacia el crecimiento potencial, inducido, entre otras cosas, por la normalización de la política monetaria entre comienzos de 2011 y 2012. Esta previno el recalentamiento de la economía, evitó un desbordamiento del crédito y salvaguardó la estabilidad financiera. Al mismo tiempo, los episodios internacionales de aversión al riesgo en 2011 y 2012 contribuyeron a estabilizar los precios de los activos domésticos, con excepción de la vivienda. Su valorización representa un riesgo menor que en otros auges, porque no ha sido acompañada por un endeudamiento hipotecario exagerado, que ponga en riesgo al sistema bancario.

La fragilidad del entorno internacional amenaza llevar la tasa de crecimiento doméstica debajo de la potencial. Los riesgos a la baja sobre el crecimiento mundial podrían materializarse de manera abrupta y pronunciada si, en primer lugar, no se establecen consensos sólidos en la Unión Europea para distribuir los costos del ajuste fiscal y financiero; si, en segundo lugar, no se logra un acuerdo sobre la política fiscal en Estados Unidos, que eleve el techo de la deuda y prevenga un retiro del estímulo en el corto plazo; o si, por último, China sufre un aterrizaje forzoso por un descenso pronunciado de su inversión doméstica.

Para comenzar a minimizar los efectos de un choque externo por la materialización de estos riesgos, el BR disminuyó 25 puntos básicos su tasa de interés mínima de expansión, en lo que podría constituir el comienzo de un ciclo de relajamiento de la política monetaria. Si resulta necesario continuarlo, el BR cuenta con un espacio relativamente amplio, gracias a que retiró a tiempo el estímulo anterior. Además, en la actualidad el riesgo inflacionario es bajo. Sin embargo, para que la política esté en capacidad de llegar rápidamente a la economía, conviene que se contrarreste el drenaje de liquidez que ha tenido lugar durante los dos últimos meses, por cuenta del aumento de los depósitos del Tesoro en el Emisor. Una ejecución más dinámica de la inversión pública y un giro más expedito de las regalías podrían contribuir a este propósito, al tiempo que ayudarían a sostener la demanda interna y la actividad económica.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO

Edición 863 | Bancos, mucho más que intermediarios financieros

Los desarrollos tecnológicos de los últimos años han cambiado la forma de trabajar de las empresas así como el comportamiento social y económico de los países, a la vez que están condicionando, de manera significativa e inmediata, la vida de las personas.

En pocos años, las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) y, en particular el internet se tornaron imprescindibles para cualquier empresa independientemente de su tamaño, y cambió la visión tradicional de trabajo y el desarrollo de las estrategias de mercadeo.

En este contexto en el que se está transformando la forma de realizar negocios, no resulta concebible que el sistema financiero se sustraiga de esa realidad. La banca está aprovechando las nuevas tecnologías para mejorar la atención de sus usuarios en esencia en cuatro frentes: en el desarrollo de nuevos productos y servicios; en su promoción; en la comunicación e información a los clientes y en la seguridad de los servicios y transacciones que presta.

Las nuevas tecnologías han facilitado el acceso a la información y la comunicación con los clientes. Los bancos han realizado grandes inversiones, que les permite poner a disposición de los usuarios información clara y oportuna, relacionada con las características, costos y funcionamiento de los productos y servicios financieros que ofrecen. A diferencia de otros sectores, en el financiero, los ciudadanos pueden conocer su información contable y financiera, identificar el costo de las tarifas máximas de los principales servicios de cada entidad y el valor de cada transacción antes de ejecutarla.

La utilización de las TIC y el manejo innovador de ellas por parte de los bancos se ha traducido en una variada y creciente oferta de servicios por parte de las entidades financieras. Si bien es cierto que la tecnología requerida para desarrollar productos innovadores conlleva costos marginales reducidos, también es cierto que los costos fijos para hacer posibles esas operaciones son grandes, por lo que se requiere que su uso sea masivo para así poderlos poner a disposición del público a costos mínimos. De hecho, esto ya viene ocurriendo en Colombia. las comisiones que cobran los bancos por los servicios que prestan, cayeron 6 por ciento en el último año, al tiempo que la inflación creció 3.4 por ciento, lo que implica una reducción de 9.6 por ciento en términos reales.

Todos estos desarrollos e innovaciones permiten que hoy en día la actividad de los bancos trascienda la mera intermediación financiera de captar recursos para colocarlos. Los bancos son hoy, mucho más que antes, plataformas de pago, de recaudo y de transacciones, que aceitan la actividad económica y que facilitan la vida de personas, empresas y del Estado.

 

DESCARGAR PDF COMPLETO